Jueves, 2 de abril de 2020

Hoy, 25 de marzo de 2020 ...y es primavera...

 

“Aquellos que sueñan de día comprenden muchas cosas que escapan a los que sueñan solo de noche”,

Edgar Allan Poe.

 

En la poesía vivimos los recuerdos y el mundo de fantasía que nuestros sueños son capaces de mostrar, por eso pienso que hacer fotografía es hacer poesía, la poesía de la luz, en ella se refleja melancolía, tristeza sueños y, sobre todo una ciudad de sueños que logramos entender con la mirada cuando la luz se hace la poética de nuestras almas.

 

Te contemplo, mi ciudad, del silencio. Las cancelas cerradas, en las ventanas, llantos. Un rumor de caballos se pierde en la bruma del anochecer, y la noche cerrada en las ventanas no nos separa del mundo que parece resignarse en la muerte diaria de las luces, en los cuerpos minados de espanto, en la desesperación de los días que en algunas almas ya no tienen  auroras.

 

Esta guerra cruel es de los hombres, la naturaleza cada día acude a los campos. Generosamente el sol nos convoca a la luz… El hombre nos convoca a la muerte, al silencio, a los espacios vacíos…

Nada es tan triste como ver una ciudad vacía, bajo un cielo desposeído, la ciudad así no nos deja mensajes en el alma y la escena se diluye en los recuerdos de los sueños que vivimos. De día nos sacude la tristeza de noche el llanto. Por la mañana cuando los gallos cantan en la madrugada nos llega el paraguas de la verdad herida o de la palabra oculta, peligroso paraguas que no nos protege de la lluvia ni de los hombres que comercian con la paz y la guerra, con la vida y la muerte.

 

Pienso que nada es casual, todo está tejido desde la trama oculta de mentes maquiavélicas cegadas por el ansia de poder y por el deseo de poseer las claves de la humanidad

 

Aquí, ahora los héroes no son de película o de comic, son hombres y mujeres de carne y hueso luchando hasta la extenuación por salvar vidas, por extraerlos d las garras de una muerte indigna y pactada. Aunque como en todas las películas siempre hay una lucha entre el bien y el mal, entre la luz y la sombra

 

La imaginación de escritores, de guionistas, de directores de cine siempre nos ha llevado a imágenes como las que vemos hoy, de ciudades vacías, de ambulancias  corriendo de un sitio para otro a grandes cataclismos trágicos.

 

Hoy 25 de marzo, en primavera todo el Universo confinado y no hay un enemigo en las puertas. El enemigo campa a sus anchas por las ciudades vacías, vence su primera batalla sumir al mundo en la desesperación y la tristeza.