Jueves, 2 de abril de 2020

UPA denuncia que miles de ganaderos están abocados a la ruina por el cierre de bares y restaurantes

La restauración es el principal destino de lechazos y de cochinillos, productos que "los españoles están hoy poco acostumbrados a cocinar en casa"
Lechazos bajo la IGP de Castilla y León. Foto de archivo

UPA ha denunciado que miles de ganaderos están abocados a la ruina por el cierre de bares y restaurantes como consecuencia del estado de alarma decretado por el coronavirus, cuyo impacto ya se está notando en sectores como el ovino, caprino y porcino.

"Estos ganaderos especializados en productos destinados a la restauración han visto cancelados todos sus pedidos de la noche a la mañana", ha denunciado la organización agraria.

Según UPA, la restauración es el principal destino de lechazos y de cochinillos, productos que "los españoles están hoy poco acostumbrados a cocinar en casa, a pesar de que en realidad es muy sencillo hacerlo". Por ello, ha animado a los consumidores a adquirir estos productos y prepararlos en sus domicilios, en el marco de una dieta saludable y equilibrada, "más necesaria que nunca en estos días de cuarentena".

Otros sectores ganaderos, como el de los huevos camperos o como el lácteo, tanto de vacuno como de ovino y caprino, han mostrado también su profunda preocupación, según UPA, porque, con la ausencia de turismo, muchas pequeñas queserías están viendo hundirse sus pedidos. "Nos tememos que esto provoque problemas con la recogida de la leche a los ganaderos", han expresado desde la organización agraria.

UPA ha insistido en hacer un llamamiento a los consumidores para que piensen que con sus decisiones de compra contribuyen al mantenimiento de sectores enteros, de puestos de trabajo y de zonas rurales -muchas de ellas en la llamada España vaciada- que si se quedan sin consumo, pueden irse a la ruina.

"Es el momento para apostar por el origen España, que es el que garantiza la mayor calidad y la mayor seguridad", han subrayado UPA, que se ha puesto a disposición de todos los ganaderos para canalizar sus problemáticas y, en su caso, solicitar las ayudas que el Gobierno está articulando en el Real Decreto de medidas para paliar los efectos del Covid-19.