Jueves, 2 de abril de 2020

Angelines, corazón valiente y solidario

Lo dice un buen amigo también muy comprometido con el voluntariado social y humanitario: “manos que no dais qué esperáis”. Y Angelines dio mucho, vaya si dio. Era una mujer encantadora con la raíz de la tolerancia y la solidaridad muy metida en su corazón. Una mujer fuerte, de aguerrido carácter que dio lo más sincero de su abnegada solidaridad a un centro como El Banco de Alimentos, por ejemplo. Y 70 años (falleció ayer tras una tortuosa y larga enfermedad con momentos de esperanza que, finalmente cayeron derrotados) son muy pocos para que se vayan personas con la entraña tan auténtica y espléndida como la de Angelines, esposa de nuestro buen amigo y colega Jotamar.

 Recuerdo días maravillosos entre amigos en su bonito refugio portugués o charlas de trasfondo siempre cultural (porque ella era una mujer culta) en su vivienda cercana a El Helmántico.

 En fin, momentos exclusivos entre amigos que quedan en la memoria para siempre y que diseñan perfectamente el carácter comprometido, lúcido, perspicaz y valiente de esta mujer que nos deja apenados y entristecidos en este malherido día de marzo. Orgulloso de haberte conocido amiga. Descansa en paz.