Domingo, 5 de julio de 2020

Seamos responsables

Evidentemente estamos ante una situación muy complicada, que se va agravando cada día, y a la que le quedan varias semanas por delante. Una situación muy difícil de controlar, en la que impera la incertidumbre, el miedo y el pánico. Pero afortunadamente tenemos dos factores muy a favor: un sistema sanitario muy preparado con grandes profesionales y grandes medios, y una manera muy efectiva para comunicarnos y estar informados de todo al instante.

Lo que está claro con lo que está pasando es que todo esto va muy en serio, que el virus se está propagando de una manera muy rápida, y que si sigue así se van a colapsar todos los hospitales del país, de manera que no podrán ser tratados debidamente los portadores del virus, ni tampoco los que tengan cualquier otra enfermedad o accidente. De lo que se trata es de que se acuda al hospital lo menos posible.

Si se suspenden las activas escolares, es para que los niños se queden en su casa, no para que vayan al pueblo ni de vacaciones; si se suspenden todos los actos públicos, es para que no nos juntemos en masa, ni siquiera con nuestro grupo de amigos para cenar; si se empiezan a cerrar los negocios es para que tengamos las menores relaciones posibles, solo las estrictamente necesarias.

Hay que evitar salir en la medida que podamos, que esto va a durar solo unas semanas, y cuanto antes deje de crecer antes terminará, hay que hacerse a la idea de que nos ha tocado vivir algo así, y hay que mantener la cabeza fría actuando de una manera inteligente al respecto.

Debemos ser todos responsables de nuestros actos, no ser egoístas y no pensar en nosotros mismos, sino en todos los demás. Pensar en tus padres, en tus abuelos, en tus vecinos, en todas esas personas mayores que nos rodean, que son las que más riesgo tienen de morir. Puede que una imprudencia tuya acabe con una vida. No estamos hablando de ninguna tontería.

Es el momento de que todos estemos unidos ante el mal que nos acecha, de que todos seamos sensatos, de que cada uno de nosotros cuide mucho lo que hace por el bien de los demás. Solo serán unas semanas en las que tendremos que dejar nuestra vida rutinaria, y luego todo habrá pasado. Quedémonos en casa leyendo, escuchando música, viendo películas, disfrutando de nuestra familia, que hoy en día con todas las opciones que hay uno no se aburre.

Pero tomémonos esto muy en serio, de verdad, que solo si todos hacemos lo que nos recomiendan ganaremos al maldito virus. Aportemos cada uno nuestro granito de arena, y ya veréis como en poco tiempo volverá la normalidad.

Qué sí, que todo esto es una putada muy grande, pero son miles de vidas las que están en juego, eso es en lo único que tenemos que pensar.

www.juanmariadecomeron.com