Domingo, 29 de marzo de 2020

El duelo, un terremoto que cuestiona todo aquello en lo que creemos

El shock de una situación traumática suele traer consigo el replanteamiento de cada parte de nuestra vida

Los expertos saben que el tsunami del duelo, que arrasa con toda nuestra vida, es independientemente de la creencia

Los especialistas han estructurado el duelo en cinco fases o estadios. Se inicia por la negación, seguida del enfado, la indiferencia o la ira. A continuación llega la fase negociadora, que deja paso después a la del dolor emocional y, finalmente, la aceptación.

Todo ese proceso supone un terremoto interior de tal magnitud que nos lleva por caminos totalmente imprevistos. Uno de ellos, quizá el más común, el de poner en cuestión nuestras creencias, nuestra fe.

Dos preguntas suelen rondar la cabeza de quienes sufren una pérdida: ¿por qué a mi? y ¿por qué es tan injusto? Cuesta entender que no basta con aferrarse a ese bálsamo espiritual que es en ocasiones la religión para evitar la experiencia más terrible.

Los asistentes al taller de duelo de Santa Marta, que terminará desembocando en el primer centro de escucha de la provincia de Salamanca, tienen un perfil más bien espiritual. Sin embargo, todo salta por los aires cuando vienen muy mal dadas.

Los expertos saben que el tsunami del duelo, que arrasa con toda nuestra vida, es independientemente de la creencia. “Las creencias, sean de del tipo que sean, pueden ser puntos de apoyo pero también pueden convertirse en un obstáculo que termina propiciando un duelo insano”, explica el misionero José Antonio González. Saber darle la vuelta a una situación así es, quizá, el mayor de los retos.