Viernes, 28 de febrero de 2020

“En nuestros grados siempre hay en torno a un 60% de alumnas y no nos llama la especialmente la atención”

Además, Margarita es Profesora titular de la Facultad de Biología USAL y Co-directora de grupo de investigación en el IBFG.
Margarita Díaz, en su despacho situado en el IBFG (Foto: Paula Zorita)

Margarita Díaz estudió biología, una de las carreras de la USAL en las que despunta el porcentaje de mujeres matriculadas frente a los hombres que la escogen como opción profesional. Desde su cargo de vicedecana de estudiantes, valora este hecho: “en nuestros grados siempre hemos tenido muchas mujeres, normalmente suele ser una cifra próxima al 60% del total de alumnos, pero no es algo novedoso ni que nos llame la atención. No podría responder por el alumnado, pero sí creo que a las mujeres en general les gustan más las biociencias, tanto las sanitarias como la biología o biotecnología. Creo que son unas carreras muy bonitas, - prosigue -, abarcan el estudio del ser vivo y sus aplicaciones y tienen muchísimas salidas”.

Respecto a que las mujeres no elijan tanto otras carreras de ciencias, afirma que “podría ser por ese pensamiento abstracto que necesitan estas carreras y la idea que existe consistente en que las ciencias son cosa de hombres. Quizá porque la sociedad influya en ello y puede que por la educación que nos inculcan. Pero todo eso está cambiando poco a poco, aunque todavía puede quedar algo en el subconsciente”.

La sociedad es la que marca en gran medida la igualdad entre hombres y mujeres y la conciliación familiar, y así lo valora Margarita: “yo creo que lo que tenemos que buscar es la conciliación sea igual en ambos casos; que a los hombres les cueste igual conciliar que a nosotras, ni más ni menos. Las nuevas políticas trabajan en ello y que la idea de desigualdad desaparecerá poco a poco de la mentalidad de la sociedad. Creo que todos, sin distinción, podemos conseguir lo que queramos si lo hacemos con ilusión y esfuerzo”.

En la Facultad de Biología, explica Margarita, “de las cinco personas que conformamos el equipo de decanato, cuatro somos mujeres. Pero yo valoro por igual el trabajo de hombres como de mujeres, no me gusta diferenciar porque está claro que las capacidades son las mismas. En nuestra facultad hay muy buenas investigadoras, eso sí lo puedo decir, y muchas están al mando de proyectos de investigación muy interesantes”.