Martes, 25 de febrero de 2020
Alfoz al día

‘Peines por sonrisas’, una iniciativa que conjuga solidaridad y aprendizaje

La iniciativa  de aprendizaje y servicio se desarrolla en el Centro Cultural de Santa Marta de Tormes.

De las muchas iniciativas sociales que el Ayuntamiento de Santa Marta de Tormes impulsa a lo largo del año, sobresale una que tiene un trasfondo que sobrepasa cualquier matiz pedagógico o social que puedan imaginar. Bajo el nombre  ‘Peines por sonrisas’, alumnos del Centro de FP Hernández Vera y personas con diferentes necesidades sociales unen sus experiencias que a unos y otros sirven de aprendizaje. Dos lunes de cada mes, una de las estancias del Espacio Socio Cultural del municipio se convierte en un salón de peluquería donde los alumnos son peluqueros y esas personas cuyos recursos sean bajos, vivan en soledad, o tengan algún contacto con servicios sociales, son clientes ejemplares por un día que pueden optar a un cambio de look o a hacerse la manicura.

Según explica Mari Cruz Gacho, concejala de Bienestar Social de Santa Marta, “se trata de una iniciativa que tiene la noble finalidad de que las personas que son aquí atendidas se encuentren a gusto y se evadan por un rato de la realidad que, en muchos casos, les tiene atrapados en una difícil situación familiar, económica, de soledad, etc. El Ayuntamiento no dudó en poner a disposición del Centro Hernández Vera lo necesario para impulsar el proyecto y espero que los vecinos respondan”.

Un proyecto de aprendizaje y servicio

María Isabel Marcos, directora del Centro de FP Hernández Vera, explica la importancia que este proyecto tiene para los alumnos: “lo más importante es que los chicos aprendan a la vez que ofrecen un servicio. Creemos que es una forma de que vean las necesidades reales que existen en la sociedad y que sepan responder a las mismas”.

Por su parte, una de las profesoras implicadas en ‘Peines por sonrisas’, afirma estar “encantada”, puesto que “creemos de verdad que además de formar profesionalmente, debemos inculcar una serie de valores; y a través de estas iniciativas el alumnado va tomando conciencia de los sectores más desfavorecidos, los problemas de la sociedad”.

“Totalmente de acuerdo, - interviene Mari Cruz Gacho -, para el Consistorio es tan importante que los alumnos aprendan los contenidos propios del ciclo formativo, como que aprendan a escuchar a las personas y mantengan un contacto con ellas a la vez que empatizan con las realidades de la sociedad que nos rodea”.

Segundo año de vida de ‘Peines por sonrisas’

Este bonito proyecto surgió ya el pasado curso escolar con la idea de que tuviese una proyección en el tiempo. En su segundo año de vida, y recién arrancado, son ocho las personas que ya han mostrado sus mejores sonrisas a cambio de “peines”. Participan alumnos de varios cursos del ciclo formativo, y, según explica Ana Isabel Jiménez: “nos adaptamos al aprendizaje de los alumnos para ofrecer los servicios; por ejemplo hoy hay alumnos de primero que hacen manicuras y peinados, pero por ejemplo no cortes ni tintes. El próximo lunes vendrán alumnos de segundo que ya hacen cortes, por ejemplo. Cada uno atiende a sus clientes en función de lo aprendido y de lo que son capaces de hacer”.

‘Peines por sonrisas’ satisface a todos, tanto a alumnos, como a profesorado e impulsores, como a los propios usuarios. Según apunta María Isabel Marcos “es algo que te llena, te hace crecer, te saca esa sonrisa; tanto a los chicos como a nosotros”. Una de las alumnas de primero de Peluquería que participa en el proyecto, Esther Gutiérrez, indica que han acogido la iniciativa con “muchísimas ganas”, porque “es una manera muy especial de ayudar a la gente y a la vez aprender”. Esther afirma que los usuarios “son muy agradecidos y tienen una paciencia infinita con nosotros”.
 
Se prevé que la experiencia sea todo un éxito tanto de participación como de resultad. Desde luego el ambiente que se palpa en la ‘peluquería improvisada’ del Centro Socio Cultural de Santa Marta, es envidiable. El esfuerzo, la destreza y el aprendizaje de los alumnos hacen maravillas en las sonrisas de los usuarios.