Viernes, 28 de febrero de 2020

‘Hecatombe’, 70 obras de Ramiro Tapia muestran el universo de artista en el DA2

La muestra ocupa las salas 6 y 7 del centro e incluye principalmente óleos, dibujos y acuarelas que atraviesan más de cuarenta años de creación frenética y metamórfica

El artista Ramiro Tapia, junto al alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, y el diputado provincial de Cultura, David Mingo, en el DA2. Foto de Lydia González

El alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, junto con el diputado provincial de Cultura, David Mingo, ha presentado esta mañana una nueva exposición en el centro de arte contemporáneo, DA2, se trata de la muestra “HECATOMBE” del artista Ramiro Tapia, que se podrá visitar en las salas 6 y 7 del centro hasta el 3 de mayo.

“HECATOMBE”, comisariada por Juan Figueroa, no se trata de una exposición antológica de Ramiro Tapia (Santander, 1931), sino que estamos ante un ciclo que recorre todas las fases creativas del pintor. La exposición reúne alrededor de 70 obras entre las que se podrá encontrar principalmente óleos, dibujos y acuarelas que atraviesan más de cuarenta años de creación frenética y metamórfica.

La exposición parece que tiene principio y fin. Recorre un camino desde el origen hasta la hecatombe. Las salas se dividen por momentos del ciclo en la explosión de vida, la plenitud humana, el abuso y destrucción del planeta y la llegada de criaturas fabulosas, ogros y ogresas a recomponer las cenizas.

Pero a la vez, “HECATOMBE” es un viaje espiritual desde la caída y devastación hasta la luz y la visión.

La pintura de Ramiro Tapia, polifónica, poliédrica, polinizada por el sueño, tiene la frescura de un primitivo. La aventura de un pionero. La visión de lo primigenio.

El autor: Ramiro Tapia

Ramiro Tapia, hijo de padre salmantino y madre parisina, pasó sus primeros años en Madrid, donde inició la carrera de Arquitectura hacia finales de los años 40. Fue en este difícil periodo, cuando se desarrolló su vocación artística, experimentando con obras de vanguardia disociadas por entonces de la pintura vigente en esos momentos. Estos ensayos significaron ya el germen de su personal estilo, que marcó la independiente y singular trayectoria de sus trabajos futuros.

Su trayectoria se compone de una pintura metamórfica partiendo de una composición siempre fantástica de la realidad, que se muestra desde sus tempranas obras. Destaca en ellas un profundo contenido esotérico próximo a una lírica mágica, que a veces adquiere tintes metafísicos en su concepción y temática. Esta continua metamorfosis, que sucesivamente va configurando las distintas etapas que componen el complejo recorrido de este inquieto artista, desencadena una trayectoria enriquecida por las sugestivas formas que brotan de su fantasía incombustible y vital, siempre atenta a la renovación y búsqueda de nuevas experiencias.

La fecundísima trayectoria de Ramiro Tapia se desarrolla entre Madrid, Bilbao y Salamanca, extendiéndose hasta nuestros días. Sus exposiciones individuales se multiplican en los años 70 y 80 en legendarias galerías de Madrid (como Faunas o Theo) y Barcelona (Roc Guinart), así como en centros de arte y museos, siendo especialmente recordada la exposición en la Biblioteca Nacional de Madrid en 1979.

Fotos de Lydia González