Sábado, 25 de enero de 2020

Desinformación 

He tenido un mal sueño. Y no es para menos: “Parecía como si la noche no quisiera acabar nunca ¡tanto tarda en amanecer!... Y allí estaba aquella multitud con sus móviles en las manos-whatseando-, frenéticamente ¡qué locura… qué locura! Y en un abrir y cerrar de ojos;  miles y miles ¡qué digo… millones! de mensajes que parten en todas direcciones sin control posible. Miles de millones de deseos de felicidad que se agitan entre contorsiones en las espumeantes masas pastosas de las-redes sociales-. Y se grita sin interrupción-. ¡Feliz Año Nuevo 2020!... ¡Qué locura… qué locura!

Llega el señor Manuel y me “saca” de la resaca de las-Redes Sociales-, tenida en el último cuarto menguante del mes de diciembre; que es cuando este fenómeno adquiere mayor virulencia y más  auge, por singular acontecimiento. Y me espeta sin miramiento ¿Tienes mala cara? Aún no se te ha pasado el efecto-pos vacacional- de las fiestas pasadas…

Me quedo con las ganas de “mandarle” a algún lugar inverosímil. Pero no lo hago, considerando que el señor Manuel… No tiene móvil, no “maneja” y nunca lo tendrá. Un caso único en el Mundo mundial. Por ello no comprenderá mí estado de ánimo, ni la mala cara. Además de que tendríamos discrepancias sobre donde están los límites del ser humano. Que a su perecer son eso… ser humanos.

¿Sabe usted lo que es-PAKE NEWS?

Ni pu… idea. Supongo que será algún pastel alemán o inglés.

No señor Manuel; son –noticias falsas-.

Vamos; como las que contábamos cuando estábamos en la “mili” y veníamos al pueblo.

Usted siempre con el “colmillo retorcido” Pero no va descaminado: “Ahora hablamos de menos cosas que entonces, pero habla mucha más gente. Cada individuo se ha convertido en un medio de comunicación y lo más triste es; que sólo comparte aquellos contenidos con los que está de acuerdo, sin pararse a pensar si son verdaderos o falsos”.

Sí, ya lo decía un entendido: “La –Posverdad-, no es una enfermedad, sino un síntoma, y ha venido para quedarse”.

Claro señor Manuel. Además quien acepta estas noticias falsas que circulan por –La Red-, no es una persona necesariamente ignorante (aunque abundan). Ya que a menudo existe una decisión consciente de aceptar ciertas informaciones, si ello les sirve para reforzar las propias opiniones”.

Y donde queda ¿La Ética y La Ideología?

¡Hombre señor Manuel, que ya tiene usted muchos años! Pero si le parece; la respuesta la dejamos para otro día y la ampliamos. Hoy le diré, que: “La única técnica de persuasión que tienen los poderosos actualmente es el lenguaje”. Y lo ha visto usted hace unos días en la formación de Gobierno de España.

¿Aunque sea dando noticias falsas?

Usted mismo. Pues eso. Y tiene usted que considerar, que: “LA DESINFORMACIÓN- viaja por  las-Redes Sociales-, seis veces más rápida que la –INFORMACIÓN”.

Así que señor Manuel ¡ajo y agua! Menos mal que nosotros podemos aún degustar nuestro vermú con anchoas y hoy con el “añadido” de lo que sobró en las fiestas pasadas y hay que darle salida…

Por cierto, y aunque sé que la pregunta que voy a formularle, no es de su total agrado. ¿Cómo va de salud? Se lo pregunto; ya que es un hecho contrastado, que los que consideran tener un estado de salud es muy bueno, se ha duplicado en la última década. Al tiempo que los que sostienen que su estado de salud  se ha empeorado se ha ido reduciendo en el mismo periodo.

Pues, aparte de la “jodía pata mala”. Puedo asegurar y aseguro que estoy en el primer tramo que has mencionado. Eso sí, reconozco que tengo que hacer una mayor actividad física. Cómo antaño con mis ovejas.

Pues “ándese” con ojo. Ya que según datos del  Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (Ignoro en estos momentos si ahora ya se llama así), más de 50.ooo mil de muertes al año se deben a causas relacionadas con la falta de actividad física.

Por cierto… ¿Qué fue de aquel paseo diario hasta los Pinares, que prometió con la “boca llena”?

Señor Manuel… señor Manuel; que le estoy preguntando y me ignora. Debía usted de seguir el ejemplo de él vecino Juan, no falla un día este recorrido.

El pobre.

¿Qué le pasa?

Qué está sólo y pasándolo bastante mal.

¡Válgame Dios? Si le parece a usted; lo comentamos la próxima semana. Pues esto que me cuenta me ha dejado “tocado”. Es un tema serio y por desgracia, abundante en casos insólitos: “Este fenómeno de la –soledad no deseada-, que además, conlleva mucha DESINFORMACIÓN-. Y gran falta de-Empatía- en la Sociedad… bastante cínica y deshumanizada”. Pues eso.