Miércoles, 12 de agosto de 2020

Santolino recupera cinco puestos en medio del polvo

Lorenzo Santolino acaba en el puesto 17 la segunda etapa a pesar de las nubes de polvo, que convirtieron los adelantamientos en algo peligroso
Lorenzo Santolino durante la segunda etapa del Dakar

Lorenzo Santolino (Sherco) ha pasado este lunes, día de Reyes, la primera parte de la etapa supermaratón, que le llevará a recorrer casi 900 kilómetros sin asistencias en la que va a ser una nueva criba del Dakar. El salmantino ha pasado con nota la prueba ya que ha terminado en el puesto 17 la etapa, segundo mejor español, y sube cinco puestos en la general. La etapa, de 367 kilómetros de especial y solo 36 de enlace, era la primera parte de la supermaratón, que une la segunda y tercera etapas con unas reglas muy estrictas. Los pilotos solo tienen diez minutos para hacer reparaciones a sus motos al término de la segunda etapa de hoy, y no pueden recibir ayuda, y también se marcan los neumáticos ya que hay sanciones a quienes los cambien.

Santolino ha salido a pista con la ventaja de partir atrás, lo que le daba algo de ventaja en la navegación ya que había marcas y pilotos por delante. El problema ha sido el polvo que se ha levantado, que ha convertido en muy peligrosos los adelantamientos para ir ganando posiciones. Aún y así, el salmantino ha marcado su ritmo y ha navegado sin errores, además de no caerse.

La victoria de etapa ha sido para el piloto de Botsuana, Ross Branch (KTM), que ha logrado la primera victoria parcial de su trayectoria, superando a Sam Sunderland (KTM) y Pablo Quintanilla (Husqvarna). El mejor español ha sido Joan Barreda (Honda), sexto, y Santolino es el segundo mejor español del día. En la general, manda Sunderland con solo 22 segundos sobre Quintanilla ya que el ganador de la primera etapa y vigente campeón, Toby Price (KTM) ha sufrido al salir el último.

"Todo el día muchísimo polvo, muchísimo. Al poco de salir me he encontrado a Laia Sanz que se ha caído, con el polvo no ha debido ver una piedra, luego ha continuado, estaba bien. Luego era imposible adelantar, he ido aprovechando pequeños fallos y conseguía adelantar, pero he hecho detrás de un italiano 80 kilómetros y otros 90 detrás de Pedrero hasta que ha fallado en un sitio y le he adelantado. Pero era imposible, muchísimo riesgo, se hacían nubes de medio kilómetro de polvo. No he tenido caídas ni fallos, solo un pequeño despiste que no me he desviado de la trayectoria, y todo bien. Mañana más”, ha dicho el piloto.

La tercera etapa, este día 7 de enero, es un bucle con salida y llegada en Neom que consta de 477 kilómetros de especial y solo 77 de enlace. Es la segunda parte de la etapa supermaratón en la que los pilotos de motos no pueden recibir asistencias. El Dakar alcanzará 1.400 metros de altitud, la mayor de esta edición, y el territorio está lleno de cañones y desfiladeros.