Lunes, 27 de enero de 2020

Que Dios nos bendiga

Resultado de imagen de fotos de bendiciones de Dios            Ya hemos comenzado el 2020. Y lo hacemos de la mano de Dios nuestro Padre, y María, nuestra Madre. A todos deseamos un año lleno de bendiciones.

            El Señor habló a Moisés: Di a Arón y a sus hijos: “Éstas son las palabras con las que debéis bendecir a los israelitas: que yahvé te bendiga y te guarde; que ilumine Yahvé su rostro sobre ti y te sea propicio; que Yahvé te muestre su rostro y te conceda la paz “ (Nm 6,22-27).

Dios promete a Abram, que estará siempre de su parte y llegará a ser punto de referencia para toda la humanidad: “Te bendeciré y haré famoso tu nombre, que será una bendición. Bendeciré a quienes te bendigan y maldeciré a los que te maldigan. Por ti serán bendecidas todas las naciones de la tierra” (Gn 12,3).

La mano del Señor estuvo con Josué  (Jos 4,24), Isaías, (Is 59,1) y la Iglesia Primitiva, (Hch 11,21). Jesús también nos prometió su presencia “Estaré con vosotros siempre, hasta el fin del mundo” (Mt 28,20).

Cada familia y cada pueblo tiene su bendición. Estas son unas bendiciones irlandesas: 

Que el camino salga a tu encuentro.

“Que el viento siempre esté detrás de ti, y la lluvia caiga suave sobre tus campos.

Y hasta que nos volvamos a encontrar, que Dios te sostenga con la palma de su mano.

Que vivas por el tiempo que tú quieras, y que nunca quieras vivir tanto como vives.

Recuerda siempre olvidar, las cosas que te entristecieron, pero nunca te olvides de recordar, las cosas que te alegraron.

Recuerda siempre olvidar, a los amigos que resultaron falsos, pero nunca olvides recordar, a aquellos que permanecieron contigo.

Recuerda siempre olvidar, los problemas que ya pasaron, pero nunca olvides recordar, las bendiciones de cada día.

Que el día más triste de tu futuro, no sea peor que el día más feliz de tu pasado…

Que Dios te conceda muchos años de vida, pues de seguro Él sabe que la tierra no tiene suficientes ángeles”. 

Una de las grandes bendiciones que un ser humano puede recibir es la de ser agradecido: con la familia, profesores, amigos… A veces sabemos de memoria los artistas más famosos, los premios Nóbel, las personas más ricas del mundo y, con frecuencia, nos olvidamos de nuestros familiares, los que nos educaron, los que nos tendieron la mano, los que se preocuparon por nosotros y estuvieron a nuestro lado en momentos difíciles…

En algunos países existe la bonita costumbre de despedirse con el Dios te bendiga. Aun que no tengamos costumbre de hacerlo de palabra, sí podemos desear a todos que Dios les bendiga abundantemente.