Viernes, 21 de febrero de 2020

¡Qué alivio!, el Salamanca UDS vuelve a sonreir

Con la opinión de César García completamos la crónica del Salamanca UDS 2 Tudelano 1, que deja a los charros octavos, a más cerca de la promoción de ascenso que de los puestos de descenso
Celebración del primer gol del Salmanca, que marcaba Ubis de penalti. Foto de Lydia González

Hay veces en las que ganar provoca un gran alivio, sobre todo cuando el triunfo llega después de tres derrotas consecutivas y justo en el último partido del año, tras el que la liga para y se abre el mercado de invierno. Sin duda, un punto de inflexión crucial. Estos son mis apuntes del Salamanca UDS 2 – Tudelano 1, que deja a los charros octavos, a 5 puntos de la promoción de ascenso y a 8 de los puestos de descenso.

El campo

Sin duda, el gran condicionante del partido fue el estado del campo, muy pesado, resbaladizo y embarrado, tras el mal tiempo de esta semana. Por eso, el técnico del Salamanca optó por un once aguerrido y más físico que el de otros encuentros. Un acierto, en mi opinión, aunque, una vez más, se perdonaron demasiadas ocasiones y un partido que se podría haber encarrilado con más comodidad, se acabó ganando con apuros.

El examen de Larrazábal

En los mentideros deportivos se comentaba que el puesto de Larrazábal podía peligrar si no ganaba al Tudelano. Al final, el vasco pudo sumar su primera victoria y sus  primeros puntos tras 4 jornadas como técnico del Salamanca. El balance no es bueno, e incluso un aficionado de Tribuna me comentaba que no ha cambiado demasiado el equipo con este entrenador.

Quizá este socio tenga razón, pero pienso que en los próximos encuentros es en los que se podrá juzgar mejor su trabajo, después de más de un mes en el cargo y con los cambios que, en el mercado de invierno, se supone que mejorarán la plantilla.

Las caras nuevas

De las cuatro novedades en el once inicial me gustaría destacar a Álex Serrano, que dejó detalles de calidad y si coge la forma será un valor al alza en el cuadro blanquinegro. Una pena que las lesiones no le hayan permitido sumar más al Salamanca en este primer trimestre de liga.

Otro Alejandro, Altube, pudo debutar como titular e hizo lo que de él se esperaba, lucharlo todo, llevarse rechaces, recuperar balones y desgastar a la defensa rival. Solo le faltó el gol, que tuvo cerca en una clara ocasión.

Por otra parte, Borja López regresaba a la alineación rindiendo a buen nivel, como es habitual, y Tirlea trató de poner coraje y brega en la banda derecha, para mostrarle a Larrazábal que tiene hueco en la plantilla.

Y es que, el técnico del Salamanca, ha aprovechado estas cuatro semanas para probar a todos los jugadores. Ahora, junto con la denominada Inteligencia Deportiva, tendrán que decidir quién viene y quién se apea en la próxima estación.

Los pitos y los aplausos

La paciencia de los aficionados tiene un límite y lo pudimos ver este sábado en el Helmántico. En los últimos minutos de la primera parte, ante el escaso fútbol ofensivo, empezaron los silbidos de parte del público, que también censuró los errores que en determinadas acciones tuvo Edu Ubis. Sin embargo, al final, con la victoria, todo quedó olvidado y el equipo se llevó una ovación por ganar, por fin, para cortar la mala racha de resultados.

Un triunfo especialmente oportuno que mantiene a la Unión más cerca de la zona de arriba que de la de abajo y con las expectativas que abre el mercado de invierno. Eso si, habrá que esforzarse al máximo por lograr una defensa más contundente (9 goles recibidos en los 4 partidos con Larrazábal en el banquillo) y por rentabilizar mejor las oportunidades de marcar que se generan, al menos por lo visto en el último mes. Si se acierta con los cambios en la plantilla, nos espera un 2020 con más alegrías.

Fotos de Lydia González