Viernes, 24 de enero de 2020

El discurrir y el discurso de las vías pecuarias - 16

Las vía pecuarias como corredores ecologicos – 1

Adoptando una escala de percepción territorial más amplia, las cañadas pueden analizarse como corredores para la conservación, no sólo de especies de fauna y flora, sino también de ecosistemas completos, si bien es este un papel que cabría incrementar notablemente con una gestión adecuada. En biología aplicada a la conservación se denomina “corredor” a una banda de vegetación natural que conecta áreas de cierta extensión que de otra forma quedarían aisladas y cuyas características naturales y valor para la conservación de especies son muy superiores a las de los terrenos que limitan el corredor.

Aunque el papel de los corredores en los movimientos de fauna y su utilidad para favorecer la recuperación de determinadas especies en peligro de extinción está siendo cuestionada, por no existir datos concluyentes, se admite que su repercusión es positiva como componentes de una política de conservación a escala regional o de territorio amplio. La potencialidad que ofrece el sistema en este campo es muy considerable, y entre las funciones que algunas vías pecuarias están ejerciendo, o podrían ejercer, se pueden señalar las siguientes:

a) Franjas de conexión entre el mundo urbano y el medio natural.

Las vías pecuarias pueden jugar un sobresaliente papel como eje conector entre el tejido urbano de ciudades y pueblos y el medio natural circundante. Se trata de aprovechar las que penetran en la ciudad o en el pueblo, como cuñas de conexión entre el mundo urbano y el medio rural, a fin de crear ejes verdes de penetración de la naturaleza en el medio urbano y poner en contacto al habitante de la ciudad con su entorno rural - natural.

Además se impone como necesario conectar los parques urbanos con el medio rural natural, para así evitar que queden aislados en medio de la trama urbana, lo que obliga a un manejo humano intensivo de estos, al haberse convertido los parques urbanos en auténticas islas carentes de relación con su entorno natural.