Martes, 10 de diciembre de 2019

Migraciones prevé que 2019 cierre con más del doble de solicitudes de asilo que el año pasado

Se alcanzarán más de 100.000 solicitudes a lo largo de 2019 según la Secretaría de Estado de Migraciones

La Secretaría de Estado de Migraciones estima que este año 2019 se cierre con "más del doble" de las solicitudes de protección internacional que se registraron en España durante 2018, cuando rondaron las 55.000.

Así lo ha manifestado la subdirectora de programas de Protección Internacional del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Amapola Blasco, durante una mesa redonda sobre refugio y voluntarios organizada por la ONG Rescate en colaboración con ACNUR y el Comité Español de ACNUR, en el marco del Día Internacional del Voluntariado.

"España está enfrentando un reto en 2019 importantísimo y que está rompiendo las costuras del sistema al pasar de las 55.000 solicitudes de asilo, a más que doblar esa cifra en 2019", ha afirmado la subdirectora.

El sistema de acogida de protección internacional, según ha apuntado, estaba pensado para un número determinado de personas. La tendencia es creciente desde el año 2012, año en que se presentaron unas 2.500 peticiones, frente a las más de 90.000 que ya se han registrado en lo que va de 2019.

Pero Blasco considera que a pesar de esta situación de "emergencia humanitaria" y de "los números", es importante "no romper la idea" de dar un tratamiento individualizado a los solicitantes de asilo en el proceso de integración y de acompañamiento en España.

"Estamos en el riesgo de que, ante la emergencia humanitaria de las muchas personas en situación de necesidad de solicitar asilo, por intentar cubrir las necesidades de todos olvidamos que el sistema tiene que ir más allá de una atención primaria de emergencia", ha recalcado. En este contexto, ha reivindicado la necesidad de "no perder la perspectiva del día después", ya que la acogida y cobertura de necesidades "no acaba el primer día".

Respecto a la situación de los solicitantes de asilo en Madrid que están durmiendo a las puertas del Samur Social ante el "colapso" de sus recursos de acogida y alojamiento, Blasco ha apuntado que en el marco del sistema estatal se están abriendo plazas "permanentemente" de forma "inmediata", si bien hacen falta instalaciones para poder hacerlo.

Recientemente, la secretaria de Estado de Migraciones en funciones, Consuelo Rumí, se pronunció sobre esta situación, apuntando que "no puede ser" que el Ayuntamiento de Madrid disponga de "tan pocos recursos" para acoger y atender a los solicitantes de asilo que hay en la capital. Asimismo, urgió al Ministerio del Interior a "agilizar" la resolución de los expedientes.

Desde enero hasta el 31 de octubre de este año, se han presentado casi 94.000 solicitudes de protección internacional, la mayoría de personas procedentes de Venezuela (32.307), Colombia (21.727), Honduras (5.285), Nicaragua (4.944), y El Salvador (3.941).

En 2019 se resuelven de media más de 4.000 solicitudes al mes, frente a las 1.074 de media en 2018. Aún así, ya en agosto de 2019 el sistema de protección internacional contaba un número elevado de solicitudes pendientes de resolución: 127.520, de acuerdo a datos de la Oficina de Asilo y Refugio (OAR).

Por su parte, la representante de ACNUR en España, Sophie Muller, ha mencionado el "volumen" de solicitantes de asilo en España, para después señalar que ACNUR, las ONG y el Gobierno "no pueden manejar este volumen solos", sino que deben "hacerlo conjuntamente". Si los actores del ámbito de la protección internacional no caminar juntos, no se irá "a ningún lado", ha remarcado.

En el evento, que ha girado en torno a la integración de las personas refugiadas, se ha presentado el programa de voluntariado Befriending, un proyecto de ONG Rescate dirigido a personas con necesidad de protección internacional para favorecer su integración en España a través de la sociedad civil y el voluntariado. La iniciativa, financiada por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, se vuelca en dar apoyo a las personas a través de vínculos de amistad.

Para Muller, este programa es "ejemplo" de integración. "Sin integración, la protección legal no sirve de nada", ha incidido, reivindicando la integración como "una solución duradera".