¿Por qué no hay congresos en el palacio de congresos?

¿POR QUÉ NO HAY CONGRESOS EN EL PALACIO DE CONGRESOS?

    Seguro que hay un montón de salas kafkianas que están siempre vacías. Yo ya llevo casi dos años en Salamanca pero nunca he oído que se hiciera en ese palacio ninguna actividad ni siquiera por cinco segundos. Y no crean que es un chamizo en el prado o un chringuito en la playa. Es un edificio mastodóntico que costó millones y millones. ¿De dónde salieron esos millones? ¿Y para qué se gastaron?

    Al construir ese palacio en los años noventa le dieron el golpe de gracia a un barrio histórico que estaba lleno de recuerdos y de encantos. Hay muchos nombres de calles por esa zona que ya son solo nombres. Sombras nada más, dice la canción. Pero allí no son ni siquiera sombras. Son los espacios vacíos de ese palacio mastodóntico que no se usa para nada. Es todo un Monumento a la Nada o a la prepotencia caprichosa. Se parece a aquel parlamento más grande del mundo que levantó Ceaucescu en Bucares, en un país con tantas necesidades, y que arrasó sin piedad todo un barrio histórico.

     Tal vez haya congresos de fantasmas, de almas del purgatorio. O de vagabundos mendicantes, si es que consiguen entrar de alguna manera. Ese sería el mejor uso de verdad.  ¿Y si alguien quiso invertir millones de euros para quedarse con la mitad? Joder, solo es una imaginación, no vayan a juzgarme por esto, cualquiera sabe. Ya se sabe que Kafka no inventó nada y que los poderes son los poderes. Y que yo solo soy un miserable escritor indefenso e imaginativo que a veces se toma whisky de Escocia. Haré  como  Santa Teresa cuando se hacía la tonta con la Inquisición.

     Pero de verdad ¿alguien recuerda que se hiciera algún congreso en el palacio de congresos? Desde luego no se ha hecho nada desde hace tiempo. ¿Y entonces para qué ese mastodonte impersonal y millonario que tanto nos costó a todos?

ANTONIO COSTA GÓMEZ, ESCRITOR