Sábado, 14 de diciembre de 2019

Salamanca y Zamora, las dos únicas provincias de la región que no concurren al Plan Reindus

El total de préstamos solicitados a esta segunda convocatoria en Castilla y León asciende a 59,7 millones de euros, si bien su impacto difiere entre provincias
Imagen de archivo de Salamanca

De las 26 solicitudes han sido presentadas en Castilla y León a la convocatoria del Programa de Apoyo a la Inversión Industrial Productiva (Plan Reindus) del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, la segunda de este 2019, ninguna es de la provincia de Salamanca. Junto a la vecina Zamora, son las dos únicas provincias de la región que no han solicitado ayudas al Plan Reindus. 

El objetivo de este programa es reforzar las ayudas a las empresas para favorecer su crecimiento y modernización, facilita la creación de nuevas empresas industriales y, en definitiva, mejora la competitividad de la industria española. 

Curiosamente, este plan recibe por primera vez solicitudes de todas las Comunidades Autónomas. Sin embargo, su impacto difiere entre las provincias de Castilla y León. Ya en la última convocatoria, aparte de Ávila que no solicitó ninguna ayuda, Salamanca y Zamora fueron las dos provincias de Castilla y León que se quedaron fueron de la pasada convocatoria del Plan Reindus al desestimarse las solicitudes que habían presentado (una por provincia, y en el caso de Salamanca por importe de 1,9 millones de euros). 

Préstamos solicitados

El total de préstamos solicitados a esta segunda convocatoria asciende a 59.780.812 euros. Por provincias, Valladolid lidera el número de solicitudes con 10 (5,6 millones), seguida de Burgos con 6 (16,6 millones), Palencia con 3 (13,5 millones), Soria con 3 (8,5 millones), León con 2 (6,6 millones), Ávila con 1 (8,3 millones) y Segovia con 1 (373.725 euros).

Por su parte, el montante total sumando todas las comunidades autónomas asciende a 655.729.032 millones de euros, cifra superior a la dotación del programa (400 millones de euros). 

El apoyo financiero adoptará la forma de préstamos del 75% del presupuesto financiable con un tipo de interés fijo del 1% a lo largo de toda la vida del préstamo. Los préstamos son a largo plazo, diez años, de los cuales los tres primeros son de carencia.