Sábado, 14 de diciembre de 2019

“Salamanca tiene mucho que ver con Second, es una ciudad inquieta que quiere saber cosas” 

Si los espectadores corean tus canciones, “es el mejor premio que puedes tener”, reconoce la banda murciana que este viernes recala en Salamanca, sin olvidar que “el  público hace suyas las canciones porque se las lleva a su terreno”

La banda murciana Second, este viernes en Salamanca

“Están las raíces, los comienzos; y los anillos, lo aprendido con el paso del tiempo”. ‘Anillos y raíces’ es mucho más que el último disco de Second. Publicado hace un año, supuso el esperado regreso de la banda murciana tras un parón “para poner en orden las ideas”. Y lo han hecho de la mejor manera posible, llenando en cada concierto. Un disco con letras “más sinceras, más directas”. Con una trayectoria de más de veinte años, aseguran no haber cambiado en nada, “porque lo nuestro no ha sido de la noche a la mañana, hemos tenido que trabajar mucho, cada disco, cada concierto”. La última sorpresa para su público ha sido la reedición de ‘Fracciones de un segundo’, disco que incluye canciones tan emblemáticas como ‘Rincón exquisito’, para celebrar el décimo aniversario desde su publicación. Antes de su concierto este viernes en Salamanca (Sala B del CAEM), hablamos con Sean Frutos. 

‘Anillos y raíces’, ¿este título desvela una vuelta a las raíces de Second?

Cuando estábamos componiendo las canciones del disco, sin pensarlo mucho, porque esto es algo que va sucediendo, nos dimos cuenta de que estábamos volviendo en muchas de las partes y conceptos musicales a nuestras raíces e inicios musicales. Doce años ininterrumpidos de gira y de discos, paramos un año para poner en orden todas las ideas, y lo cierto es que de alguna manera pensamos en ese pasado y en todo lo que habíamos hecho y los pasos dados. Están las raíces, los comienzos; y los anillos, lo aprendido con el paso del tiempo. 

Un disco que reúne diez canciones, ¿cuál es el hilo conductor de todas ellas?

El hilo conductor responde a una época en la que estás viviendo, y las letras con respecto a otros discos son más sinceras, más directas. En otros discos creo que las letras estaban más escondidas, más engoladas incluso, y aquí creo que hablamos de cosas desde un punto de vista más existencialista, haciéndote preguntas de vida. Es normal, hace diez años veías las cosas con más inocencia, y ahora lo ves desde otra perspectiva, con esa madurez y esos anillos conseguidos durante el tiempo. Hemos hecho un disco que, sin llegar a responder, sí pregunta bastante sobre lo que ocurre, el entorno, la gente, intentamos observar y ver lo que pasa, fijarte en lo que hace la gente, si son felices o no, son preguntas que te planteas. 

¿En qué se inspira un músico en el siglo XXI?

Un día normal, que te crees que no va a ocurrir nada, y de repente ves algo, una imagen, una persona enfrente, qué me está queriendo decir, ¿es feliz?, ¿yo soy feliz?, cómo la estoy viendo a lo mejor te inspira para una canción. En mi caso tengo familia que se ha tenido que ir a vivir fuera, y es un problema que está muy presente en nuestra sociedad, mucha gente que tiene que ir fuera del país a demostrar su talento. En los últimos tiempos me ha dado por alejarme un poco del núcleo e irme a retirar a sitios a pensar, a leer, y entonces, todo lo que te va ocurriendo durante una temporada de tiempo lo vas poniendo en las canciones. 

A Second se la define una banda de música inde rock, ¿esto de poner etiquetas a todo, incluso a la música? 

Las etiquetas están ahí, sirven para colocarte, aunque tampoco seamos igual que el resto de bandas del denominado indie rock, Second es muy diferente a otras bandas. Somos una banda con mensaje un poco más profundo, hay que indagar un poco más en su música. Intentamos crear también arte, que no sea algo comercial, el indie rock o el indie parece que ha surgido ahora, pero no. 

Second es la prueba, más de veinte años de andadura. 

Al principio fue muy duro, cuando íbamos a los festivales o conciertos, y había poca gente, era duro, pero creíamos en lo que hacíamos y teníamos algo que mostrarle al mundo, y llegó un momento en el que explotó. Fue apuesta personal y los sueños hay que intentar realizarlos, por lo menos intentarlo. Lo nuestro era también una necesidad, hacer canciones, no sabes cómo pero se va creando esa necesidad en ti, comunicar. 

¿El mejor premio es llegar a un concierto y que todo el mundo coree vuestras canciones? 

Es el mejor premio que puedes tener. La primera vez que nos pasó, lo recuerdo, de repente vimos cómo el público empezaba a cantar Rincón exquisito, y lo bonito es que cada uno le ha dado la interpretación que ha querido. El público hace suyas las canciones porque se las lleva a su terreno. 

Hablando de los inicios de Second, sus canciones eran mayoritariamente en inglés, algo que quizá en aquel momento sorprendió al público. 

Cuando empezamos fue porque nuestras influencias venían de ahí. Como cuando estás empezando en todo, las influencias te marcan más. Empezamos en inglés, pero pronto nos dimos cuenta de que si queríamos tener nuestro propio sello y comunicar teníamos que hacerlo en nuestro propio idioma. 

¿Cómo no cambiar, o dicho coloquialmente, cómo mantener los pies en la tierra cuando llega el éxito?

A nosotros eso no nos ha pasado porque lo nuestro no ha sido de la noche a la mañana, hemos tenido que trabajar mucho, cada disco, cada concierto. No hemos cambiado en nada porque no nos hemos ido enterando, hemos visto como cada vez había más gente en nuestros conciertos. Nosotros todos los días hacemos cosas, la gente se cree que los artistas no hacemos nada, esta misma mañana, por ejemplo, estábamos en el local de ensayo. Nos tomamos esto muy en serio y creemos que así lo percibe el público. 

Si le digo Salamanca, ¿qué es lo primero que le viene a la cabeza?

Lo primero que es una ciudad preciosa, me encanta, te hipnotiza, hemos tocado en sitios que no pensábamos que íbamos a tocar nunca, como la Plaza Mayor de Salamanca. Cuando íbamos las primeras veces veíamos aquel sitio, y al final, tocamos en el 2016. Salamanca es historia, cultura, Salamanca tiene mucho que ver con Second, es una ciudad inquieta que quiere saber cosas. 

¿Alguna sorpresa para el concierto de este viernes en Salamanca? 

Estamos reeditando ‘Fracción de un segundo’ y vamos a rescatar algunas canciones exclusivamente para este viernes, y luego dejamos que las cosas sucedan. Pasan muchas cosas en los conciertos. El otro día en Coruña se acercó una chica al escenario con una venda en la cabeza, había salido del hospital para vernos. En Burgos, la semana pasada, una chica había subido un vídeo en redes sociales en lenguaje de signos y la subimos al escenario. Se hizo único. Nos gusta que sucedan estas cosas porque se recuerdan. 

Una última pregunta, ¿qué tiene Murcia para que salgan tan buenas bandas de música?

No lo sabemos todavía. Sabemos que hay mucha gente aficionada a la música, desde hace mucho tiempo nos hemos fijando en otras bandas, y quiero creer que alguna de las de ahora se hayan fijado en nosotros y que vean que se pueda conseguir las cosas. Ha sido un contagio general, y los medios de aquí han apoyado mucho.