Martes, 10 de diciembre de 2019

Somos niños, no argumentos políticos

El día político de la infancia es el día a día de muchos niños abandonados por las distintas ideologías.

La misma semana un periódico de Salamanca decía de los niños de Santiago Uno. LOS JÓVENES DE LA ESCUELA SANTIAGO UNO, CONSTRUCTORES DE AULAS Y SUEÑOS EN MARRUECOS.

Y el día de la infancia después de un maravilloso día donde habíamos hablado en directo con los niños de Marruecos de la casa que construimos y de la escuela. Después de lo orgullosos que estaban de que algunos padres y autoridades y compañeros vieran su labor, leen en el periódico: “EL PASO POR CENTROS DE TUTELA CAUSA PERJUICIOS PSICOLÓGICOS. HAY QUE REFORZAR EL ACOGIMIENTO”. También estamos de acuerdo, qué  más querrían que tener una familia que no les maltratara.

En la asamblea cuando decían que los habían llamado locos, sacamos el DSM V y los adultos también veíamos que cumplimos muchos diagnósticos. Todos éramos Espartaco, es decir, todos estamos locos. Pero por ejemplo de los políticos no se dice en público. ¿ Ésto contribuye a la protección del menor?.

Nosotros funcionamos en asamblea pero también comprobamos cómo se pueden confundir los mensajes cuando los adolescentes de referencia por su veteranía pueden entender que ser educador o profesor  es ser jefe. Algo estaremos trasmitiendo mal, si no entienden que es servir y acompañar.

Llegan las Navidades y para los niños que no tienen una familia con la que compartir la Navidad  “FERRERO ROCHER”. Puede ser doloroso  y culpabilizador  no poder aspirar a tanta felicidad envuelta en papeles dorados que no permiten  flotar a los niños que se ahogan en el Mediterráneo.

Estas próximas semanas pueden ser difíciles porque algunos de nuestros chicos que no tienen exámenes que aprobar, ni Reyes Magos que esperar, se fugan o buscan droga que les pueda evadir de una realidad que van afrontando poco a poco.

Los educadores y compañeros intentamos solidariamente darles cariño y esperanza. Intentamos que se les evalúen sus muchos talentos, cantando, bailando, haciendo escuelas y casa en Marruecos, curando aves, haciendo jardines, cocinando, haciendo circo, cine,….

Pues con todo eso que a la mayoría empodera, algunos a pesar de todos nosotros se siguen sintiendo sólos y pueden encontrar malas compañías que les refuerzan lo negativo y se aprovechan interesadamente de ellas y ellos.

Siempre seguiremos dispuestos a reengancharlos, alguno puede pasar un tiempo en Zambrana porque en un centro abierto no somos capaces de cotenerlos. Pero siempre podrán volver a acabar su ESO o continuar sus estudios hasta un ciclo superior de integración social o gestión forestal y pasar a ser educador de este proyecto ecosocial.

Por eso esto son vidas de niños, no proclamas políticas asépticas. Somos una casa escuela abierta al mundo y siempre estaremos dispuestos a mejorar y recibir nuevos voluntarios  que quieran colaborar.

Haremos todo lo posible para que  la Navidad que se predica llegue a todos nuestros niños, espero que no lleguemos tarde a ninguno y podamos llegar juntos a la Cabalgata.