Jueves, 14 de noviembre de 2019

Los cinco de la partida

“Lo aoribado por un gobierno queda en suspenso o es desarbolado cuando llega el gobierno de otro partido; los nuevos cargos aspiran sobre todo a borrar las huellas de los anteriores; el dinero y el esfuerzo gastados se vuelven estériles”.

(Antonio Muñoz Molina)

ENTRE PUENTES

LOS CINCO DE LA PARTIDA

Haciendo un esfuerzo de introspección, este lunes tras quedarme a ver el debate de los líderes políticos, de los distintos partidos con aspiraciones de ser elegidos a formar –por fin- un gobierno para esta España, gobernada en funciones demasiado tiempo. Servidor- un apasionado de la política-, ha vuelto a ver, y oír un par de veces más, el consabido debate, no siendo, que de lo emitido por televisión,  a ciertas horas, se me hubiera pasado algún tema, o no comprendiese algún pasaje expuesto por estos cinco opositores, a comandar los destinos de la Nación y otras nacionalidades que constan en los preámbulos de su autonomía.

Créanme: que el esfuerzo no ha sido poco, he ido desgranando lo que por sus bocas fue saliendo, y, atento a sus mensajes, sus propuestas, sus iniciativas, sus programas, y sus valoraciones, sus preguntas y respuestas junto a sus gesticulaciones y semblantes, que estoy en el convencimiento, para pronunciarme- ¡¡¡Estos son los que quieren conducir y manejar la nave española!!!... Que osadía: ¿Cómo debe estar el País, para que estos cinco, si me permiten, y sin afán de molestar, que deben ser lo mejor de cada casa, según sus seguidores, sean capaces de regir los destinos de esta gran Nación, que debería ser la auténtica envidia, cuanto menos de Europa, y que por elegir en las –groseras listas cerradas- a estos y a otros tantos incapaces y mediocres en las autonomías, ayuntamientos, diputaciones y otras públicos estamentos, sean capaces de organizar y poner a España, sus regiones, y pueblos en lugar preeminente, político, comercial y justo que evidentemente debería por historia, recursos y situación geográfica tener… Lamentablemente, hemos tenido mala suerte con los dirigentes, y ahora estamos divididos, desorientados, no había más que estar atento a las propuestas de los “Paladines” del lunes, para comprobar que aún podemos retroceder más, incluso caminar hacia el estruendo del odio. No parece que hayamos aprendido mucho, el reproche, la tensión, y la violencia vuelven desgraciadamente a sacar la peor cara de este País llamado España.

“Para un político joven es difícil distinguirse de la multitud en un mundo que crea personajes famosos, ahora mismo, en las sociedades desarrolladas, los políticos profesionales lo tienen crudo para que nos creamos que pueden ejecutar un plan que vaya a cambiar la sociedad de forma radical”.

“Todo esto es verdad y resulta enternecedor ver a alguno tratando de sacar la cabeza de la masa “sabelotodo” que puebla las redes sociales. Pero alto ahí, una pregunta: ¿y si probaran a distinguirse de los demás estudiando con ahínco historia de España —y algún resumen de la mundial—, derecho constitucional - leerse con detenimiento la Constitución vigente—, algo de economía, un poco de sociología más alguna lectura, aunque sea en diagonal, de los informes de coyuntura que publican instituciones de todo tipo? Leer-leer, leerlo uno mismo quiero decir, con tus propios ojos y tu propio cerebro. ¡Vale, con el corazón también, que sin las emociones no vamos a ninguna parte en la postdemocracia!.”

“Es un desperdicio que nuestros mejores expertos se pasen el día aclarando que no se puede confundir nación con Estado, que no se le puede pedir a la Constitución ni un referéndum de autodeterminación ni un 155 sin motivo y sine die, que el presupuesto de sanidad no lo decide un juez, que la moción de censura es legal o que los argumentos políticos se defienden en los Parlamentos y no juramentándose ante notario”.

A la política no es imprescindible llegar con un gran currículo académico, pero sí con los deberes hechos. ¿Cómo pueden estar confundiendo a cada momento a la ciudadanía? ¿Cómo pueden enarbolar la bandera de la verdad, la sinceridad, la justicia, la constitución etcétera?, si no tienen la debida información y formación, si luego se contradicen, si tienen que estar cada día recomponiendo, rectificando y matizando frases que no han sido comprobadas, así como la cadena de reproches, que se envían desde cada tribuna o plato de radio y televisión, o cuando no, se aluden en otros medios o correos móviles… Oigan: ustedes pueden seguir así, pero lo cierto es que dan pena…. Se lo digo de verdad… Y eso que tienen asesores… Tú.

 

                Fermín González salamancartvaldia.es                        blog taurinerías