Miércoles, 1 de abril de 2020

La revolución de las Apps para la gestión y mejora de la salud

Diagnósticos instantáneos desde una aplicación móvil, seguimiento de pruebas desde cualquier lugar del mundo e intercambio de conocimiento entre profesionales a nivel internacional son algunas de las ventajas que desde hace años Doonamis pone a disposición de los facultativos sanitarios

Las aplicaciones digitales destinadas a los profesionales de la salud han supuesto una transformación del sector sanitario con respecto al diagnóstico y tratamiento de enfermedades. En España, la empresa Doonamis destaca en la labor del desarrollo de estas apps en Barcelona, convirtiéndose en una compañía de referencia tanto en la gestión sanitaria como en la mejora de la salud de los pacientes.

Mejor servicio sanitario gracias a las aplicaciones

Diagnósticos instantáneos desde una aplicación móvil, seguimiento de pruebas desde cualquier lugar del mundo e intercambio de conocimiento entre profesionales a nivel internacional son algunas de las ventajas que desde hace años Doonamis pone a disposición de los facultativos sanitarios. Sus apps de salud ofrecen una mejora en el procedimiento gracias a la precisión y rapidez en los diagnósticos y la conexión entre especialistas.

La revolución de las aplicaciones ha influido en todos los aspectos de la sociedad, pero es en el ámbito sanitario en donde encontramos verdaderos ejemplos de cómo están transformando algo tan básico y fundamental como es la salud, mejorando la calidad de vida de los pacientes y en muchos casos, salvando vidas.

Claves para entender la revolución de las aplicaciones en el sector sanitario

Las nuevas tecnologías llevadas al campo de la sanidad, han multiplicado el número de casos de éxito en prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades gracias al uso de aplicaciones, que pueden ser utilizadas tanto desde dispositivos móviles como en ordenadores. Estas son las claves para entender por qué están revolucionando el sector sanitario. 

Digitalización e inmediatez. Cada vez son más los centros médicos que basan parte de sus pruebas a pacientes utilizando estas aplicaciones cuyos resultados y análisis de datos fundamentan el diagnóstico. Un ejemplo de ello es el test de seis minutos que analiza los metros que puede andar el enfermo y es usado para el seguimiento de enfermedades relacionadas con el envejecimiento o patologías neuromusculares y cardiorrespiratorias.

Intercambio de conocimiento. Existen aplicaciones de uso muy sencillo que permiten a los profesionales seguir intervenciones de manera remota y compartir su valoración, lo que no solo aumenta la velocidad y la precisión del diagnóstico, sino que también enriquece los conocimientos de la comunidad sanitaria a nivel mundial y está ayudando a los científicos en la lucha de enfermedades claves de nuestra sociedad.

Velocidad y exactitud. Aparte de las aplicaciones que conectan a pacientes con especialistas sin necesidad de listas de espera. Existen otras apps que permiten a los doctores, por ejemplo, acceder a una unidad de emergencias y valorar el estado del enfermo incluso antes de llegar al centro médico. En Cataluña, por ejemplo, todas las unidades móviles utilizan una aplicación de este tipo para conectar con un neurólogo y realizar un diagnóstico de urgencia a posibles pacientes de ictus.

Estos ejemplos demuestran la revolución de las aplicaciones en la sanidad y cómo es posible mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y acelerar los conocimientos de las enfermedades si las nuevas tecnologías se ponen a disposición de los profesionales sanitarios.