Jueves, 5 de diciembre de 2019

Ocho pueblos se beneficiarán de la labor de voluntarios que limpian y recuperan caminos y espacios naturales

Estas tareas comenzaban en Ledesma y Almenara, pero también llegarán a  Vega de Tirados, Pino de Tormes, Juzbado, Baños de Ledesma, Zarapicos y Calzada de Valdunciel

Parte del grupo de voluntarios del pasado 25 octubre en Ledesma

El programa Voluntatormes se desarrolla estos días bajo la octava edición del convenio específico entre la Diputación de Salamanca y la Fundación Tormes-EB, entidad gestora del programa. Una apuesta altruista por el territorio salmantino, donde poner en valor los recursos naturales y patrimoniales de nuestros municipios es el objetivo primordial.

Para esta edición, las líneas de acción se han centrado en la recuperación de patrimonio hidroetnográfico en Vega de Tirados, la eliminación de especies exóticas invasoras en Pino de Tormes y en Almenara de Tormes, la revisión de rutas de caminos tradicionales entre Juzbado y Baños de Ledesma, la reforestación con plantas autóctonas de ribera en el Tormes…

Y este pasado fin de semana, la actuación se ha centrado en el municipio de Ledesma, con la limpieza y recuperación del sendero del Puente Viejo a la playa de Carnaceda, dentro del casco urbano, donde alrededor de una treintena de voluntarios entre vecinos ledesminos y personas inscritas en el Programa han logrado volver a darle vida a esta vereda ribereña abandonada por el paso del tiempo. Se ha limpiado de vegetación y realizado una recogida de residuos para que el skyline del municipio luzca aún más.

El programa Voluntatormes finaliza en el mes de noviembre con actuaciones pendientes en Zarapicos y Calzada de Valdunciel para la recuperación de áreas degradadas dentro del casco urbano. Aunque las plazas están cubiertas por el momento, los interesados pueden enviar un email a contacta@fundaciontormes-eb.org e inscribirse como reservas para una posible participación.