Martes, 12 de noviembre de 2019

Franco re-enterrado

     La Historia es la que es. Otra cosa es su interpretación, pero los hechos son mostrencos. Podremos intentar olvidarlos, reprimirlos en la conciencia popular, o manipularlos con técnicas de propaganda muy probadas a lo largo y ancho de los últimos siglos, sobre todo en el XX y el XXI, pero los hechos son los que son.

     Y, con respecto al re-entierro del Dictador o Generalísimo, o Jefe del Estado, o las tres cosas juntas, Francisco Franco Bahamonde, hay algunos hechos complementarios de los que han salido a la luz estos días. Porque resulta que lo que ha hecho el Gobierno de la Nación, con permiso del Tribunal Supremo, ha sido re-enterrar al salvador de la Segunda República porque, al parecer, hubo un levantamiento, que se pretendía general, pero que fue relativamente limitado, aunque muy sangriento y, en ese sentido, resultó una especie de ensayo general de la futura e inminente Guerra Incivil que todavía sacude nuestras conciencias y nuestra memoria, a los que quieren tener memoria, claro.

      Me refiero a los hechos ocurridos sobre todo en Asturias en octubre de 1936. El Gobierno de la República recurrió a un general experimentado, Francisco Franco, para recuperar la legalidad republicana. Parece ser que lo consiguió.

     ¿Cuáles fueron las causas de esos hechos? Habrá que seguir rebuscando en los archivos, sobre todo en los más antiguos, por ejemplo, los de Esquerra Republicana de Catalunya y, especialmente, en los del PSOE, el partido más antiguo de los que forman parte del actual arco parlamentario español. Allí podrán los historiadores averiguar quién se levantó contra la República, cómo se levantó y por qué se levantó.

     Pero el hecho es, entre otros, que el general ahora enterrado en el cementerio de Mingorrubio-El Pardo, fue el salvador, provisional, de la Segunda República. La vida es contradictoria, pero es lo que hay.

     Por cierto, perdonen que me cite a mí mismo: “Y mientras tanto, la gran obra de consolidación estructural de la iglesia más antigua y  céntrica de la ciudad, San Martín, sigue sin empezar…Iba a empezar en septiembre, después en octubre…Noviembre está a la vuelta de la esquina…Iremos viendo.”