Lunes, 21 de octubre de 2019

Curtidos Rodero cierra sus puertas y con ello una parte de la historia de los pescadores salmantinos

Abierta al público hace 125 años por Florentino Rodero Pérez, la histórica tienda de la calle Meléndez encierra en su interior la memoria de cientos de pescadores y de la Sociedad El Tormes

Escaparates de Curtidos Rodero en la calle Meléndez 1, junto a la plaza del Corrillo de Salamanca

La legendaria tienda de Curtidos Rodero, situada en la calle Meléndez 1, junto a la plaza del Corrillo de la capital salmantina, cierra sus puertas. Con este cierre se pone fin a 125 años de una parte de la historia del comercio en Salamanca, y también de los aficionados a la pesca, pues además de cualquier artículo en piel que podamos imaginar en la Salamanca del siglo XX, también podíamos encontrar un excelente surtido de artículos para la pesca.

Curtidos Rodero fue fundada por Florentino Rodero Pérez en 1894, dejando el negocio en manos de su hija Pepita y esta a su vez a su hijo, llegando a ser sede de la sociedad de Pescadores El Tormes, un día la sociedad más grande de Castilla y León. Ahora, Jesús llega a su jubilación tras 35 años detrás de estos mostradores.

Con el cierre de Curtidos Rodero queda encerrada la memoria de cientos pescadores que pasaron por este establecimiento, como también un trozo de la historia reciente de Salamanca.    

Fotos: José Ignacio Hernández de Vega   

  • Jesús se jubila tras 35 años detrás de los mostradores de Curtidos Rodero
  • Fundada en 1894 por Florentino Rodero