Sábado, 7 de diciembre de 2019
Béjar al día

El 18 de septiembre multitud de localidades del oeste peninsular celebran el Día de la Ruta de la Plata

En recuerdo del nacimiento emperador Trajano, el primero de origen hispánico del Imperio Romano,  la Red de Cooperación de Ciudades de la Ruta de la Plata celebra multitud de actividades culturales en los municipios que forman parte de la asociación

Estela de Valentino junto al escudo del ducado de Béjar en el claustro del Convento de San Francisco de Béjar

El 18 de septiembre se celebra en todas las localidades de la red el Día de la Ruta de la Plata, una fecha en la que se recuerda el nacimiento de Marco Ulpiano Trajano un día como este del año 53 d.C. en la ciudad de Itálica. Trajano fue el primer emperador de origen hispánico y el segundo de la dinastía Antonina, es recordado como un exitoso soldado y emperador que presidió la mayor expansión militar de la historia romana pero también por su labor filantrópica y como el que confirió a la calzada de la Vía de la Plata  su forma definitiva y la dotó de infraestructuras.

Béjar pertenece a la Red de Cooperación de Ciudades en la Ruta de la Plata, una asociación cuyo objetivo es dar valor a uno de los conjuntos más importantes del patrimonio histórico nacional, impulsando su recorrido como destino turístico y como itinerario cultural.

En torno a esta fecha y durante todo un mes, las localidades que pertenecen a la red organizan actividades relacionadas con la difusión de la cultura romana que un día formó parte de su pasado, durante el tiempo que duró el dominio romano de la península ibérica.

La Ruta de la Plata discurre de norte a sur por el oeste de España, atravesando cuatro comunidades autónomas y siete provincias en un eje de casi 900 kilómetros que unen Sevilla y Gijón. Su recorrido, que aún cuenta en algunos tramos del trazado con el pavimento original, es rico en vestigios arqueológicos, fruto del paso de diferentes culturas a lo largo de sus 2.000 años de historia, por eso las ciudades que están en los alrededores de este eje son continente de legados patrimoniales y artísticos de gran valor, que se complementan con una variada gastronomía y una rica pluralidad de paisajes y ecosistemas.