Sábado, 21 de septiembre de 2019

Todo el mundo pide, todo el mundo molesta ...

La fidelidad, la dignidad, la honestidad y el amor a los demás siempre serán un valor seguro para las personas capaces de dar ejemplo de ellas. Estas virtudes forman el verdadero valor de la persona y de la sociedad. Apartarse de ellas no es bueno para uno mismo ni para los demás. Hay que vivir para servir no para pedir.

Vivimos en una sociedad en que todo el mundo pide, todo el mundo molesta sin venir a cuento, sin merecerlo, sin habérselo trabajado. Con una estupidez que raya lo increíble y una ignorancia en los temas de la vida real que no se comprende. La sociedad de ha dejado apoderar de una clase política vacua que sólo mira su ombligo para permanecer en su agujero. España va mal, peor que mal. Los salarios reales están tres veces por debajo de la dignidad humana y nadie protesta, salvo los recién llegados. Al español de verdad tan sólo le queda la mirada impávida hacia el horizonte o pegar un golpe en la mesa para poder seguir viviendo con dignidad.

El concepto de tolerancia fue definido, con gran acierto, por Sto. Tomás de Aquino: "En el régimen humano la autoridad tolera con acierto algunos males para no impedir algunos bienes o para que no se incurra en males peores". El mal se tolera y se padece; el bien se defiende y difunde. Para ello es necesaria la convicción de que el bien y el mal existen y son discernibles.

Afrontar los conflictos desde la debilidad es una triste vocación política a la que nos enfrentamos cada día más en occidente. Las democracias europeas están pagando terriblemente su debilidad y desunión. Debilidad social que impregna todos los ámbitos de la política. Los países de peso real entre los que defienden nuestras libertades y no juegan a beneficios a corto, medio o largo plazo con las amenazas reales y perentorias para nuestra seguridad, no pueden permitirse esperar soluciones de la benevolencia mal entendida de unos y otros. Cada cual debe ser consciente de su responsabilidad sino parece que los regímenes de la libertad son más volubles y menos eficaces en defender la seguridad, el honor y los intereses de sus ciudadanos que los regímenes autoritarios, populistas o dictatoriales, los delincuentes, los terrorista o la inmigración ilegal.

Construir un orden humano de acuerdo a un ideal elaborado a espaldas de la naturaleza humana ha llevado a cometer los crímenes más espantosos. Pretender imponer a la naturaleza humana un orden perfecto e ideal se lleva por delante no sólo la libertad, sino la vida de millones de personas como paso con los totalitarismos de uno y otro signo en la Europa el siglo pasado. La libertad es algo frágil y delicado, cuesta conseguirla y cuando se consigue cuesta mantenerla. El deseo de libertad vive en todos los seres humanos pero no equivale a la ausencia de normas y orden. Entre sus atributos está algo tan sencillo como la educación y la cortesía. En una época marcada por la abundancia de información y de opinión, sabemos el asfixiante poder que puede ejercerse sobre la conciencia individual hasta amordazarla. Algunos hablan ya de un poder o una inquisición laica a favor de unos intereses no siempre claros pero al final económicos que se situaría por encima de conciencias, libertades e incluso los Estados, e impone a través de los medios de difusión y comunicación lo que está bien o está mal; sin dejar lugar a una reflexión desde otros puntos de vista. Hay que empezar a decir no al universo Disney inventado, al de la irreverencia, al de los lazos, al de intransigencia, al de que los demás son ignorantes, al de la desinformación, al de la tolerancia porque es moda, al amarillismo, al que consiente las procesiones nacionalistas con antorchas, etc. ..., que no llevan a ninguna parte salvo al desastre. No hay que dejarse amedrentar por esta forma de chantaje emocional de minorías, las más de las veces ignorantes y dirigidas, que tratan de impedirnos decir lo que queremos decir y actuar naturalmente conforme a lo que somos y al sentido común, el más común de los sentidos de los seres humanos para que la tontería no siga avanzando y destruyendo la sociedad a pasos agigantados.