Sábado, 21 de septiembre de 2019

Novilladas

El problema es que si no te arriesgas, corres más peligro”

Conviene, que fijemos la atención en un fenómeno: La diferencia excesiva que hay entre el número de corridas de toros y el de novilladas. Un hecho, que se repite en casi todas las capitales taurinas. Y aunque sigue habiendo concursos y no se deja de apostar por los novilleros, lo cierto es, que la iniciativa debería ser mayor, sobre todo para los que comienzan el oficio donde las novilladas sin caballos, clases prácticas, bolsines y otros certámenes, no cubren las expectativas, de cuantos jóvenes se inician en esta incierta y zozobrante profesión de poder llegar a conseguir, fama, reconocimiento, dinero o, cuanto menos incluirse entre aquellos que de una u otra forma puedan vivir de la profesión.

            Uno de los problemas de todas las profesiones - y la taurina lo es - consiste en la preparación de nuevas personalidades que ocupen puestos vacantes; por retiro, fracaso o enriquecimiento en el lapso breve de un puñado de años. Este hecho, es más acuciante en la vida taurina, que imprime una dinámica más profunda a su escalafón, que profesionalidad otra alguna. Ahora bien; cada vez se pone más difícil el pasar con dignidad y experiencia a la alternativa. Por un lado, el paso de (digamos escuela) a novillero con caballos se encuentra obstruido. No son en muchas ocasiones los méritos lo que cuentan, sino la presencia de un "Ángel" en forma de apoderado, que lleve a sus expensas al novillero. Claro, que una vez dentro del presupuesto, tendrá un déficit tan grande, que ya le será difícil salir de la "garras" de su representante, y no son pocas las ocasiones, que la separación, según los intereses creados, se torne abrupta y llena de declaraciones de unos y otros nada edificante.

            De otro lado, hay que salir pronto de las filas novilleriles, aunque sea sin curtir y a medio hacer. No solo hay menos festejos en esa categoría, sino que paradójicamente, se tiene que enfrentar a toros de más peso y edad (sin escoger) que las figuras. Es muy frecuente, oír a los novilleros que van a tomar la alternativa la frase de “ahora toreare más cómodo”.

            Cada vez  es más difícil, esta más obstaculizado que un nuevo nombre se asome a los ruedos si la ayuda de un "padrino" que lo ponga en órbita y, a la vez caiga en sus manos. El tema es doloroso, cuando se trata de una profesión, que exige para su despliegue, una base de esperanza y de juventud, un riesgo constante de las nuevas sabias que tropiezan con las trabas económicas, impidiendo la entrada a la arena caliente de los ruedos, de esas promesas de continuidad, que son los novilleros.

Fermín González  salamancartvaldia.es          blog taurinerias.