Martes, 17 de septiembre de 2019

Ata tu vida a una estrella

Resultado de imagen de fotos de estrellas

“Hay muchos tipos de conocimientos, pero hay uno más importante y auténtico que los demás: el conocimiento de cómo hay que vivir. Y este conocimiento se menosprecia” (León Tolstói).

¡Es una pena vivir sin vida, sin ganas, cuesta arriba! Hemos nacido para vivir eternamente, pero la vida empieza en el aquí y en el ahora y es en esta tierra donde aprendemos a vivir.

Vivir es sufrir y gozar en cada instante, es contemplar apaciblemente cada amanecer y cada atardecer, es saber dar lo mejor de cada uno, es amar y perdonar sin esperar recompensa. Vivir es vibrar y sentir, es amar y gozar, es llorar y reír, es morír y soñar. La vida es don y tarea; es una de las pocas cosas importantes que debemos amar, fomentar, desear y defender.

 

             “La carga más pesada es la de existir... sin vivir” (Víctor Hugo).

Lo terrible del ser humano es tener que vivir sin saber cómo llevar esa carga, y tener que morir sin haber vivido. El poder vivir mejor es el sueño de todas las personas, sin embargo, a veces nos resulta difícil. Para vivir necesitamos ideales, valores, ilusiones, agarrarnos a una causa por la que poder soñar y luchar. Encontrar el sentido a la vida, es lo que pone en su lugar las cosas y lo que engendra el deseo de vivir.

Hay personas que malviven, no saben por qué ni para qué están en este mundo. Muchos no han encontrado el rumbo de su vida o, sencillamente lo han perdido y, al final de sus días, se dan cuenta de que no han vivido o, mucho peor, se han dedicado a arrancar y a tronchar vidas ajenas. Otras personas, sin embargo, han luchado por un ideal, se han desgastado y dado su vida por los demás.

“...Si quieres vivir mejor, ata tu arado a una estrella, a un gran ideal”. (M. Hebrard). Los ideales, el mirar a lo alto, nos ayudan a caminar.