Martes, 19 de noviembre de 2019

Deliciosa lección de cultura tradicional a cargo de Mayalde en Aldeanueva de Figueroa

El grupo sacó todo su repertorio de instrumentos basados en los utensilios más a mano de nuestros antepasados

Concierto de Mayalde en Aldeanueva de Figueroa

El último día de fiestas no había empezado bien en Aldeanueva de Figueroa. La lluvia que hizo suspender el concierto de la noche anterior, hizo su presencia de nuevo ayer tarde, teniendo que trasladarse la tradicional comida de hermandad entre todo el pueblo del monte al Salón Multiusos de la localidad. Trasladado literal puesto que ya todos los vecinos estaban en medio de las encinas cuando llegaron las primeras gotas.

Por ello, también se decidió el traslado del concierto del grupo Mayalde previsto para las 22:00 horas bajo techo, con lo que tras la merienda cena casi todo el público estaba colocado ya en sus asientos; por eso desde el minuto uno toda Aldeanueva de Figueroa estaba preparada para escuchar a esta familia de artistas que dibujaron un auténtico arcoíris de sentires entre todos los asistentes.

Con un público entregado, sobretodo el de los mayores -a los que quizás hasta ahora el estilo de música de las noches previas había dejado con ganas de más-, Mayalde sacó todo su repertorio de instrumentos basados en los utensilios más a mano de nuestros antepasados y mostró cómo se usaban para crear música. Una simple mesa, dos cucharas soperas, un caldero, un cazador de ranas... el mismo Eusebio cautivo a todo el público demostrando que “sin duda alguna gran parte de los sonidos de nuestra cultura tradicional están basados en muchos momentos compartidos alrededor de una mesa precisamente cuando no había nada de compartir para llevarse a la boca”.

Pero sin duda alguna todos aquellos que acudieron al concierto pensando que escucharían canciones populares o quizás alguna tarareada por sus abuelos, quizás conocer algo más sobre nuestro pasado... se quedaron cortos. Claro que hubo canciones pero los relatos de Eusebio lograron tocar el alma de todos haciendo reflexionar sobre la pérdida de valores familiares ante una mesa, el respeto en la escucha de las “bobas de los mayores”, la “herencia dejada y que al no hacerse ya no se repite” del canto de las nanas de generación a generación y de la necesidad de reivindicar los cimientos de nuestra cultura ante los más pequeños que muchas veces ya “nunca lograrán de otra manera ser conscientes de que somos herederos de lo que fuimos”.

En resumen, fue el cierre de fiestas más apoteósico y espectacular de los últimos años en Aldeanueva de Figueroa.

A.V. Bustos

Ver más imágenes: