Jueves, 12 de diciembre de 2019
Las Villas al día

La peña El Desastre abre las fiestas de Babilafuente haciendo honor a su nombre

Integrantes de la primera peña que se formó en el pueblo leyeron el pregón, que fue interrumpido repetidas veces por problemas de sonido
Peña El Desastre, en el balcón del ayuntamiento tras el pregón

La primera peña que se formó en Babilafuente, El Desastre, ha sido la encargada de iniciar las fiestas de San Roque con la lectura del pregón. El discurso, leído desde el balcón del Ayuntamiento, fue interrumpido repetidas veces por problemas de sonido. Los pregoneros recordaron que formaron la peña en 1977 para “dar la vuelta a las fiestas haciéndolas más alegres y totalmente distintas” después de “unos años de fiestas monótonas y aburridas”.

Según contaron en el pregón, que fue leído por tres integrantes de la peña, decoraron su local “con cartones de huevos; para bote usábamos un orinal”. Los pregoneros hicieron memoria para contar cuando “24 horas antes de la gran anunciada corrida de toros no teníamos plaza”, problema que fue solucionado por la peña El Desastre: “Nos lanzamos a construir una plaza, que entonces se hacía con palos. Sin reparar en esfuerzos y pasando las dos primeras mañanas de nuestra fiesta trabajando a pleno sol hasta bien avanzada la tarde, conseguimos tener la plaza lista para el festejo”. 

En el discurso no faltó la mención a los miembros de la peña ya fallecidos. Los pregoneros también hicieron mención a las peñas que se formaron después de la suya, “como Los Rompebragas, Los Terribles y la Amistad”.

El Desastre concluyó el pregón deseando a los vecinos que “con la unión de la juventud en las peñas disfrutéis de estas fiestas con respeto y armonía”. Acto seguido fueron gritados ‘vivas’ a San Roque y Babilafuente, se lanzaron dos cohetes y comenzó el reparto de sangría.

La fiesta continuará por la noche con la proclamación de la reina de las fiestas, damas de honor y acompañantes, seguida por el desfile de peñas y la suelta de vaquillas. Después, la discoteca móvil Nebulosa será la encargada de poner música hasta altas horas de la madrugada.

Antes de que este miércoles comenzasen las celebraciones, las peñas participaron en la noche del martes en la ruta de prefiestas. Fueron de peña y peña bebiendo y comiendo lo ofrecido en cada uno de los locales. Sidra, chupitos, croquetas y jamón fueron algunas de las viandas degustadas. Los más jóvenes también fueron protagonistas del pasacalles del agua celebrado este miércoles antes del pregón.


PREGÓN DE LAS FIESTAS DE BABILAFUENTE, POR LA PEÑA EL DESASTRE

Corría el año 1977 (la mayoría éramos veinteañeros, hoy somos algunos abuelos) se empezaba a respirar un aire de libertad y de cambios. En Babilafuente llevábamos unos años de fiestas monótonas y aburridas (se limitaban a la misa, el baile en el Salón y los partidos de pelota a mano, la juventud se marchaba a las fiestas de Cantalpino y Macotera). Los jóvenes, cansados de tanta apatía, nos lanzábamos a lo que en un principio parecía imposible, dar la vuelta a las fiestas haciéndolas más alegres y totalmente distintas. Para ello nos unimos  la mayoría de la juventud en una Peña.

 

Así nació la Peña “El Desastre”  que tuvo su sede en lo que hoy es la panadería Osdama. Era una casa con varias dependencias que decoramos con cartones de huevos, para bote usábamos un orinal; los primeros años con el dinero del bote sacábamos para los gastos de la bebida.  Estaba formada por distintas generaciones  de amigos (de los que hoy recordamos a los que se fueron;(MIGUEL, RUPLAS, MARIO  Y VICTOR). Vestíamos camiseta blanca, pañuelo rojo y pantalón  vaquero, y al ritmo de nuestra peña se movió la fiesta de ese año.

24 horas antes de la gran anunciada corrida de toros aún no teníamos plaza; fue entonces, cuando por un acuerdo entre la autoridad (Agustín De Dios era el alcalde)  y nosotros y a pesar de estar cansados de la juerga que tuvimos en nuestra peña, pero con la ilusión que teníamos de que se celebrase la corrida de toros, nos lanzamos a construir una plaza (que entonces se hacía con palos).  Sin reparar  en esfuerzos y pasando las dos primeras mañanas de nuestra fiesta trabajando a pleno sol  hasta bien avanzada la tarde, conseguimos tener la plaza lista para el festejo.

Llegó el día de la corrida con todo apunto, pero la peña el Desastre algo nuevo tenía que aportar y no pudimos encontrar nada mejor que hacer el “Espejo plaza”. Para ello contamos con la persona idónea, el señor Eduardo vestido de charro con sombrero de diseño propio que con su burro engalanado abría el desfile seguido de todos los componentes de la peña. Al entrar en el ruedo, sonó un estrepitoso aplauso y realizamos el paseíllo emocionados por la acogida de nuestro pueblo. Después 3 novillos  hicieron las delicias de los mozos con algún que otro revolcón y 2 churratas para las mozas que también disfrutaron de lo lindo.

Además de aquel festejo taurino, contamos también  con grandes bailes. En la Peña el Desastre no faltó en ningún momento la sangría (que cuando escaseaba el vino íbamos rellenando con agua) y la juerga para todo el mundo,  se bailó y cantó hasta las 6 de la madrugada todos los días de la fiesta.

En fin, fiestas diferentes gracias al entusiasmo de la juventud que a partir de esta peña se fueron formando otras como Los Rompebragas, Los Terribles y la Amistad. Posteriormente con el paso de los años se han ido  formando más peñas, por suerte, peñas formadas por chicas y peñas mixtas, hasta el día de hoy que ya no sé cuántas peñas tenemos. De esta forma, Babilafuente recuperó para las fiestas de San Roque la grandeza que había tenido en épocas anteriores. Y ese espíritu festivo  y de unión  que siempre se respira en nuestro pueblo

Que como entonces con la unión de la juventud en las peñas disfrutéis de estas fiestas con  respeto y armonía VIVA SAN ROQUE Y VIVA BABILAFUENTE

Ver más imágenes: