Domingo, 18 de agosto de 2019

Entre el asombro y la melancolía

Aunque ya soy, somos Pilar y yo, de aquí, mexicanos, no hemos perdido la mirada que solo puede tener quien acaba de llegar, quien ve algo por primera vez.

Desde finales de 1992 vivimos en México; un núcleo familiar de dos, Pilar y yo, que se ha ido construyendo, pocos años en España y más de 20 en México.

Es curioso cómo eso condiciona muchas cosas, por ejemplo, la perspectiva. Tengo recuerdos bastante claros de los años iniciales y, cuando los paso a “tiempo real”, resulta que han pasado muchos años, a veces más de 20… Y rememoro lo que me parecían 20 años cuando tenía… 20 años, aquella época antes de salir de España:  era algo muy lejano en el tiempo…

Es algo que aplica no solo en las sensaciones y en los recuerdos. Por ejemplo, Pilar y yo conocemos el centro de la ciudad, sin presunción, mejor que mucha gente que nació aquí... Porque nos gusta, porque disfrutamos pasearlo, porque, al mismo tiempo, casi siempre descubrimos algo en cada nuevo paseo...

¿Por qué nos pasa eso? Además de por disfrutar cuando se lo enseñamos a alguien que lo ve por primera vez, nosotros, aunque ya somos de aquí, a la vez, no hemos perdido la misma mirada, esa que solo puede tener quien acaba de llegar, quien ve algo por primera vez.

No sé si es algo que pase siempre al cambiar de residencia, al menos, cuando eso ocurre "sin excesiva obligación", es decir, por decisión propia.

Estoy convencido de que algo de peso tiene el hecho de venir juntos y pensar en que la vida que empezaba (después de la Universidad) podía ser aquí. Sin embargo, eso no es obstáculo para la nostalgia, que la hay, solo que se volvió algo manejable y hermoso, una nueva forma de mirar, lo de acá y lo de allá. 

Por eso un día, hablando de esto con Luis Carnicero, a quien acabo de conocer pero, por las conexiones personales y literarias “conocía” hace mucho, me regaló el título, eso de que vivimos entre el asombro y la melancolía. Luis me dijo que ahí tenía un libro… De momento, es un artículo, una humilde columna veraniega escrita al regresar del hermoso estado de Chiapas que, una vez más, me provocó ambas sensaciones.

No es solo el centro de la ciudad. Es México.

@ignacio_martins

https://www.facebook.com/ignaciomartinescritor

www.ignaciomartin.com

nachomartins (Instagram)