Martes, 10 de diciembre de 2019

Libertad de prensa

293

Dice Emilio, el camarero, que soy un pesado, que me repito mucho y que no hago más que mandar chistes y artículos contra la fiesta de los toros.

Le respondo que no es cierto, porque no hay fiesta, sino tortura. Y añado que si no le parece pesado que en este mismo medio haya una sección diaria dedicada a reseñar y enaltecer la subcultura del dolor y la muerte del animal.

Muy ofendido, replica que eso es libertad de prensa.

Me ha dejado las cosas claras: hablar de los toros es libertad. Hablar contra la tauromaquia es ser un pesado.

Así nos va.