Miércoles, 23 de octubre de 2019

Odio...terrible sentimiento

 EL ODIO: es un sentimiento profundo e intenso de repulsa hacia alguien que provoca el deseo de producirle daño o que le ocurra alguna desgracia, en este caso a la Iglesia Católica, no mencionemos a los moritos, esos nos se pueden enfadar. Su religión es digna de respeto, jamás los radicales de ningún partido o secta religiosa, le pregunto ¿Conoce el Corán señora Calvo?...dese un repasito por ese librito, es muy interesante y verá nació en nuestro A.T, ahí precisamente con Abraham y la esclava de su esposa... lea, lea, y deje de decir tonterías y marear la perdiz, cuando ya está muertesita —como dicen ustedes— Muertesita de repugnancia me produce oírla.

Gracias a las desmemoria de los ZPES, los españoles estamos empezando a conocer nuestra  verdadera historia. Señora Carmen Calvo, la Iglesia recibe de las arcas del Estado a través de la casilla de la renta, 252 millones de euros. Sin embargo su aportación a la sociedad, supera los 30.000 millones. Sobre el Nuncio del Papa, en buena tela se ha metido, son gente muy leída y lo único que le ha dicho en constatar una verdad, pero la siniestra, zurda o como le quiera llamar… jamás vio con buenos ojos a los católicos y siguen inoculando odio, se va volver contra ustedes, los muertos, dijo nuestro Señor… que entierren a los muertos No siga por ese camino, va muy malamente utilizando la figura del General Franco.

¡Ufff! No admiten que alguien que sabe del tema… le reproche que no es cierto lo que dice, no se quitan de sus mentes enfermas de odio a una persona que falleció en un Hospital de la SS en la cama, lleva 43 años descansando y riéndose de la inutilidad que tienen ustedes. Lo mismo da que estén en funciones que…   Son impresentables. Lamentable

Le voy a  para repartir entre los etarras, los inde, los… sus afines.

No hubo un puzle cubista —así le llamó mi hijo, cuando lo vio con siete años y por vez primera— de los horrores para contar cómo la muerte cayó igual que granizo nefasto desde el cielo en Cabra; nadie plasmó (Picasso) el grito de una mujer que lleva el cadáver de su hijo, ni esbozó el grito del horror de la metralla que se clava en la carne. El 7 de noviembre de 1938, hace hoy ochenta y un año, la aviación republicana bombardeó la ciudad cordobesa y causó una de las peores masacres civiles de la Guerra que había empezado en 1936. La acción cruel dejó 109 muertos, 80 aquel día y 29 en las semanas siguientes a consecuencia de las heridas recibidas; el bombardeo de Guernica dejó 127. Ni la opinión pública internacional, ni la España de aquel tiempo —no interesaba— conocieron lo que sucedió, ni en la España de la memoria histórica se la menciona “casi”.

Cabra, es su pueblo vicepresidenta primera del des-Gobierno, señora Carmen Calvo, tenía 20.000 habitantes,  estaba más o menos lejos del frente. Osea que doble sentido de la maldad de los bombarderos siniestros cuando sabían que su amada republica comunista, estaba defenestrada, osea que habían perdido. Y venga que no se consuelan.

Le dejo con una fabula sobre el ODIO, es cortita, pero con jugo y con estos calores a veces se nos olvida hasta ir a comprar y sobre todo meternos en jardines con flores secas, descolorías y que usted pretende junto a su amado  Falconeti ver como el jardín más bello, arreglen España que al paso que vamos…recuerde a su paisano andaluz Guerra. La República sabía que a esas alturas la contienda la tenía perdida.

FABULA SOBRE EL ODIO

Una vez libres—dos presos— volvieron a verse años después. Uno de ellos preguntó al otro:

— ¿Alguna vez te acuerdas de los carceleros?

— No, gracias a Dios ya lo olvidé todo – contestó
— ¿Y tú?

— Yo continúo odiándolos con todas mis fuerzas —respondió el antiguo solo significa que aún sigues preso.