Lunes, 16 de septiembre de 2019

Cría curvos…

Cuando el hombre se mira mucho a sí mismo, llega a no saber cuál es su cara y cuál es su careta. Pio Baroja


Bueno, lo que parece claro es que si algo es susceptible de empeorar termina por hacerlo y eso es lo que está sucediendo en este ya más que impresentable juego de tronos, que la clase política de este país se empeña en alargar incluso bajo la amenaza de unas nuevas elecciones. Y yo me pregunto, elecciones de qué si luego ustedes hace lo que les pasa por, dichos  suavemente, las narices.

Sí, ya sé que a todos ustedes les hemos elegido los ciudadanos, pero ¿eso les autoriza a firmar pactos secretos a cuyos contenidos no podemos tener acceso? Impresentable. Un voto no es una patente de corso para hacer lo que a ustedes les venga en gana. Todos los secretos de vuestro fondo deben salir a luz; y cuando vosotros estéis tumbados al sol, escarbando la tierra y destrozados, entonces también vuestra mentira estará separada de vuestra verdad[2]. Así hablaba el profeta Zaratustra de Nietzsche pero ¿cuándo sucederá esto?

El Partido Popular firma acuerdos con Ciudadanos cuyo contenido Vox desconoce, pero firma otros con Vox cuyo contenido desconocen los de Rivera. Una vez se constituyan los Ayuntamientos, "se nombrará a las personas indicadas por Vox en cada ayuntamiento en distintas concejalías de gobierno y responsabilidades directivas en entes municipales", eso es lo que firma Teodoro García Egea con los de Abascal, pero no lo saben los naranjas y claro como no pueden cumplir con ambos y los de Vox – no me siento cómo llamándoles “los verdes” porque el verde es color de esperanza - deciden romper la baraja y todo al carajo.

No se trata de acuerdos sobre sanidad, educación, empleo, vivienda, etc.; es decir todas esas simplezas que nos preocupan a la gente de a pie, no, lo que importa es gestionar fondos públicos, en definitiva de tener poder.

Y todo esto, está ocasionando un vergonzoso tsunami de amenazas, mentiras sobre otras mentiras ya dichas, secretos que son develados al tiempo que negados, justificaciones absurdas. Los de Casado pierden credibilidad y se ultraderechizan, los de Rivera están sufriendo una implosión desde lo más profundo que ocasiona importantes dimisiones y que Inés Arrimadas no sabe ya cómo explicar porque su jefe no da la cara. Iglesias sigue postuereando con el Partido Socialista al que lanza tibias amenazas en medio de una fuerte crisis interna de la que es el único superviviente de aquel grupo que logro ilusionar a muchos con un cambio. ¿Y quién gana con todo esto? Pues los nacionalistas y sobre todo Vox, precisamente aquellos que todos los demás no querían que ganaran.

Resulta curioso el argumento de la ultraderecha para justificar la ruptura de los pactos. El número tres de VOX, Espinosa de los Montero afirmaba  textualmente, en su rueda de prensa para anunciar la ruptura de los pactos que no están dispuesto a ocupar cargos en la administración carentes de todas responsabilidad y claro uno se pregunta ¿cuáles son esos cargo?, y si es cierto que aquellos que los ocupan no tiene ninguna responsabilidad ¿por qué existen? Tal vez se refiera a algunos puestos parecidos al que, por designación a dedo, le concedió Esperanza Aguirre a su jefe de filas como director de la Agencia de Protección de Datos de la Comunidad de Madrid.

Adolfo Suarez dijo que el diálogo es, sin duda, el instrumento valioso de todo acuerdo pero en él hay una regla de oro que no se puede incumplir: no se debe pedir ni se puede ofrecer lo que no se puede entregar porque, en esa entrega, se juega la propia existencia de los interlocutores. La pena es que hoy no hay interlocutores sólo hay rivales, contendientes, enemigos, engañadores que se mienten entre ellos y nos mienten a todos aparentando honestidad; personajillos engreídos que quieren a toda costa ganar SU juego sin ser conscientes que aquí jugamos TODOS y nos lo jugamos TODO.

Como bien decía Pío Baroja: Cuando el hombre se mira mucho a sí mismo, llega a no saber cuál es su cara y cuál es su careta. Desgraciadamente hoy nuestra política está infectada de caretas.

 

[2] Así habló Zaratustra. De los virtuosos. Pág. 114 Nietzsche.

file:///C:/Users/usuario/Downloads/Friedrich%20Nietzsche%20-%20Asi%20Hablo%20Zaratustra.pdf