Miércoles, 17 de julio de 2019

Ledesma: la extraordinaria novillada que la prensa no vio

Por cuestiones de presupuesto municipal, este año los Corpus de Ledesma, taurinamente hablando, quedaron en los tradicionales encierros y espantos y en una novillada con picadores que tuvo lugar el domingo, día 23.

 Buen cartel de coletudos: los dos novilleros que más interés despiertan entre la afición local y uno de ellos, Manuel Diosleguarde con una actuación en Sevilla recientemente más que prometedora. Antonio Grande no le va a la zaga. Ambos ofrecieron una tarde de toros pletórica fundamentalmente porque los novillos de Ignacio López Chaves estuvieron soberbiamente presentados, lustrosos, de encastada nobleza, con matices, evidentemente, pero en conjunto una extraordinaria novillada del paisano ganadero.

 Lo más curioso y sorprendente es que la prensa local no ofreció crónica especializada del festejo. Y eso que era el festejo de más enjundia ese día en la provincia; simplemente lo obviaron, salvando el asunto con un insustancial apunte breve y genérico con una foto.

 Y el miércoles, la prensa  dedica  tres páginas a mayor gloria de José Tomás  (que buena falta le hace al pobre), proclamando la corrida de Granada poco menos que como suceso del siglo. Por lo visto resultó insuficiente el alucinante florilegio que dedicó al acontecimiento la crítica nacional. La prensa salmantina dio carácter de “lo nunca visto”, destacando la opinión  de salmantinos que vivieron en vivo la gesta del torero de Galapagar.

 El titular de la portada de su suplemento taurino con una gran foto de José Tomás es: “Los protagonistas charros de una tarde histórica”. Cabal, salvando ditirambos innecesarios, ese pudo ser el titular perfecto para la novillada de Ledesma. Pero no fue así. Una pena.