Domingo, 8 de diciembre de 2019

Decálogo para tramperos

En la biblioteca Golfus Hispánicus ubicada en el alma de los laceros, se encuentra el libro “Manual del buen politiquero y mejor electorero”, donde figura grabado a fuego en la portada su decálogo doctrinal, publicado por editorial Engañabobos en su colección Chupaycalla.

Transcribo literalmente el decálogo para todos aquellos que quieran pertenecer a la banda de herejes expulsados de la honrada política practicada por decentes servidores públicos que dignifican a su raza y son orgullo de la feligresía.

Ahí va, pues, el decálogo de obligado cumplimiento para los cazasillones, tiralevitas, chupaeuros, tragamierdas, zangandules, pisapasillos, soplapapeles, neurópidos, arrebañasueldos y  abrazapoltronas:

1 . Te amaras a ti mismo sobre todas las cosas.

2. No pondrás tu nombre en las fechorías que hagas.

3. Santificarás los días electorales.

4. Honrarás a tu familia y amigos practicando el nepotismo y amiguismo.

5. No matarás, pero dictarás sentencias de muerte lenta para los desprotegidos.

6. Cometerás actos éticamente viciados que nunca serán descubiertos.

7. Robarás con blancura todo lo que puedas cada día.

8. No dirás nunca la verdad y falsearás el testimonio del enemigo.

9. Tendrás pensamientos y deseos impuros que impurifiquen tu cuenta corriente.

10. No codiciarás los bienes ajenos, te los llevarás directamente sin codicia.

Estos diez mandamientos se resumen en dos: amarte a ti mismo sobre todas las cosas y apartar al prójimo de tu camino.