Lunes, 16 de septiembre de 2019

Los buitres acaban con una oveja que estaba a punto de parir en Cespedosa de Tormes

“No soy ni el primero ni seré el último, hace tres días atacaron a otro rebaño de ovejas en Gallegos de Solmirón”, afirma el ganadero

Oveja muerta tras el ataque de los buitres en Cespedosa de Tormes. Foto Asaja Salamanca

Una bandada de buitres atacó sobre la una de la tarde de este jueves, 20 de junio de 2019, a un rebaño de ovejas en una explotación del término municipal de Cespedosa de Tormes y se saldó con la vida de una reproductora. Ésta se encontraba tumbada en el campo ya que se esperaba que pariera de un momento a otro y las aves atacaron a las partes blandas del ejemplar: ubres, cuartos traseros y ojos.

El propietario de la explotación se acercó a la finca que aunaba en esos momentos unos 170 ejemplares de ovino y divisó aún una bandada de un centenar de buitres que estaba sobrevolando el lugar. “Han atacado a ésta porque la han visto más débil o más indefensa”, asegura el ganadero que, también, lamenta el estado del resto de animales que “aún se encuentran nerviosos” por el ataque de las aves.

No soy ni el primero ni seré el último, hace tres días atacaron a otro rebaño de ovejas en Gallegos de Solmirón”. El ganadero avisó a los agentes forestales que se trasladaron al lugar y certificaron la muerte de la oveja por daños ocasionados por buitres. “Aún hay resto de plumas”, asevera.

ASAJA Salamanca lamenta el suceso y reclama a la Administración que establezca un sistema de compensación a los ganaderos afectados por daños de buitre al igual que ocurre con los de lobo. Esta organización vuelve a insistir en que las rapaces han cambiado sus costumbres alimenticias, de carroñeras a depredadoras, y que se debe retornar al sistema de muladares y alimento para estas aves para que no ataquen al ganado vivo.