Jueves, 27 de junio de 2019

La insuficiencia de la buena voluntad

Bueno, pues tras estas dos semanas de exámenes, como un estudiante universitario más, llega el momento de retomar la actividad habitual y esperar, con buen ánimo, los resultados del esfuerzo realizado durante un intenso curso.

En estos días, además de los resultados de la jornada electoral y sus secuelas de impugnaciones, dimisiones y posibles pactos naturales o antinaturales entre la izquierda radical, la derecha radical y, porque no, el centro radical, que se afanan en “pillar cacho” de poder local o autonómico, el europeo les importa menos. Pues como digo, en estos días, ha llamado mi atención una nueva noticia relacionada con la manipulación de la solidaridad y la buena voluntad de la gente.

Seguro que conocen la noticia: La Policía Nacional ha detenido a cinco miembros de una red que había creado un entramado empresarial que llegó a captar cinco millones de euros con el reclamo que irían a parar a la lucha contra el cáncer infantil y a emergencias en el tercer mundo, aunque, en realidad, destinaron estos fondos en beneficio propio para llevar un vida de lujo[1]. ¿Se les ocurre alguna acción más obscena y despreciable que aprovechar la desgracia ajena en beneficio propio? A mí no.

El anzuelo que utilizaba la Liga Nacional Contra el Cáncer Infantil LINCECI (no se pierdan su página web no tiene desperdicio[2]) era, otra vez, apelar a nuestro sentimientos más básico y primeraios de solidaridad con aquellos que necesitan apoyo. ¡Se puede ser más indecente! Roberto Pérez Rodríguez, se llama el cabecilla del entramado fraudulento.

Acciones como estas no sólo perjudican a los estafados, sobre todo castigan a aquellos que hubieran debido ser beneficiarios de los fondos, incluso a otros que lo pudieran ser en el futuro, ya que hecho como este siembran la duda sobre todo un amplio grupo de organizaciones que trata de ayudar, cada uno en la medida de sus posibilidades, a aquellos colectivos que más lo necesitan. El sector de la Organizaciones sin ánimo de lucro ya se ha visto afectada por otras acciones similares de ladrones sin escrúpulos. En estas ocasiones, creo que estos personajes se hacen merecedores al escarnio público en las plazas de todas las ciudades y pueblos del país, lástima que la legislación vigente no lo permita.

Uno lleva ya muchos años en el sector y son numerosas las ocasiones en que me han preguntado ¿pero de verdad el dinero llega? o ¿cómo me puedo fiar de lo que esta gente me dice? La respuesta a la primera pregunta es un rotundo sí, siempre que sea gestionado por organizaciones honestas y responsables. Sí, se lo aseguro, no es la primera vez que lo digo, lo he visto con mis propios ojos. La respuesta a la segunda tiene mucho que ver con la primera, porque existen muchos mecanismos para comprobar la solvencia, seriedad y honestidad de estas organizaciones. Cuando ustedes van a abrir una cuenta o solicitar un crédito ¿no se toman interés por comprobar las credenciales de aquella entidad en la que depositaran lo suyo o con la que firmarán un importante contrato de compra-venta? Pues entonces ¿por qué no hacer lo mismo? ¿por qué no hacerlo cuando les piden fondos para una causa solidaria? A fin y a la postre, se trata también de su dinero y es igualmente importante, además, evitarán muchos disgustos y sufrimientos a millones de personas.

La buena voluntad no es suficiente, como tampoco lo es atender a un primer impulso sentimental e irreflexivo. Debemos asegurarnos de que nuestros esfuerzo llegar a donde deben llegar, que nuestro dinero está depositado en manos responsables, no solo por nosotros, también y sobre todo, por aquellos a los que queremos ayudar. Cuestión de responsabilidad individual.

Eliezer Wiesel, superviviente de los campos de concentración nazis y Premio Nobel de la Paz en 1986, escribió: Este es el deber de nuestra generación al entrar en el siglo XXI: la solidaridad con los débiles, los perseguidos, los abandonados, los enfermos y los desesperados. Esto expresado por el deseo de dar un sentido noble y humanizador a una comunidad en la que todos los miembros se definan a sí mismos, no por su propia identidad, sino por la de los demás. Pues nada más que añadir.

[1]https://www.elperiodico.com/es/sociedad/20190601/policia-nacional-desarticula-trama-zaragoza-captar-dinero-ninos-cancer-7485104