Domingo, 25 de agosto de 2019

Cartas de los lectores

“La Prospe”, semillero de solidaridad 

Si algo ha caracterizado al barrio de la Prosperidad desde sus inicios es la solidaridad de sus vecinos. Surgió allá por el año 1901. La gente llegaba de los pueblos en busca de trabajo y con la intención de desarrollar su proyecto de vida, de prosperar. Por eso, ha sido un barrio que ha luchado mucho por el bienestar de sus vecinos y cuenta con un amplio grupo de entidades sociales que han favorecido el cuidado, la convivencia, la inclusión, la seguridad, la participación y la implicación de todos ellos en la construcción colectiva de un espacio de Salamanca que podríamos calificar de próspero.

Gran parte de esas personas más participativas en los movimientos sociales de “la Prospe” están muy preocupadas en estos momentos por el ambiente que se está viviendo en el barrio por la posible instalación de un centro de Proyecto Hombre en el convento de las Bernardas.

Y este grupo de personas hemos decidido no seguir en silencio. Se ha luchado mucho a lo largo de estos años para que ningún vecino se quede en la calle, para que todo el mundo viva tranquilo y sin etiquetar, para que existan espacios de participación donde resolver los conflictos que vayan surgiendo. La falta de información o la desinformación están generando en muchos vecinos miedo e inseguridad. Por eso, creemos que es importante que dialoguemos, escuchando al otro, con información cierta y, por supuesto, siempre a favor de la construcción de un mundo mejor en el que todos y cada uno de nosotros tengamos cabida.

Estamos convencidos de que en nuestro barrio somos muchos vecinos los que encontramos razones de solidaridad, de justicia social e incluso de seguridad ciudadana para defender los proyectos de entidades sociales que llevan más de 25 años trabajando con éxito por la inclusión de determinados colectivos.

Ojalá nuestra razón y nuestro corazón nos animen a todos a trabajar en la creación de una sociedad inclusiva, que acoja a los demás sin importar su pasado, sin prejuicios, en definitiva, una sociedad más solidaria. Como nuestro barrio.

UN GRUPO DE VECINOS DEL BARRIO DE LA PROSPERIDAD