Martes, 25 de junio de 2019

Juan del Álamo, el futuro es hoy

El diestro salmantino afronta esta tarde su primer compromiso en San Isidro para lidiar toros de El Pilar acompañado por José Garrido y Gonzalo Caballero 
El salmantino Juan del Álamo regresa esta tarde a Las Ventas

Llega el 21 de mayo y la oportunidad de la clase media, la primera bala de las dos con las que contarán Juan del Álamo y José Garrido, pero la única que figura en el cargador de Gonzalo Caballero, quien regresa a la plaza más importante del mundo tras su valiente intervención el pasado año en los premios de Plaza 1. Todo ello con una corrida de El Pilar.

El torero salmantino Juan del Álamo, que está sin apoderado esta temporada, tiene en San Isidro su oportunidad de enderezar una carrera que ha pasado este invierno por momentos delicados, tras la ruptura con sus anteriores mentores. Es, sin embargo, un torero con el pulso de Madrid cogido, con una Puerta Grande en esta plaza y un buen momentón de orejas que certifican sus buenas actuaciones aquí.

Sin embargo, llega con el exiguo bagaje de una corrida de toros a sus espaldas esta temporada, la que toreó el pasado mes de febrero en Valdemorillo y donde paseó una oreja de una corrida de La Palmosilla. Juan cuenta con el oficio de no ser ya el niño prodigio que encandiló al toreo sin caballos y de novillero, sino el torero capaz que tiene la moneda en la mano con una ganadería que conoce bien y con la certeza de tener una tarde más este San Isidro.

La vacada charra de El Pilar es fiel representante del encaste Raboso que abandera, si bien el toro de Moisés Fraile es menos basto y aparatoso que el que llevaba el hierro de Aldeanueva. Tiene, eso sí, el denominador común de la clase, la humillación y la entrega, además del guto personal del ganadero de que embistan muy despacio. Eso tiene el peligro, en ocasiones, de que parezcan insulsos o faltos de fuerza, porque no castigan al que hace mal las cosas con tarascadas, sino con la negación de la embestida.

De hecho, son tres los festejos lidiados por este hierro en lo que va de año, con dos corridas de toros y una novillada en Las Ventas el pasado 12 de mayo, y el balance es de una oreja cortada a 17 animales que han salido a la plaza. Fue El Cid quien paseó el trofeo en Castellón, pero no ha habido más porque hay que tener mucho temple y mucho pulso para cuajar a uno de El Pilar, pero cuando se logra el resultado es histórico.