Viernes, 10 de abril de 2020

Nada de lo animal me es ajeno (II)

 

Y nadie nos conoce y desconoce

–te dice el animal que en ti habita–

como nosotros mismos y el insomnio.