Jueves, 22 de agosto de 2019

Los candidatos no eluden los rifarrafes en un tenso debate electoral para atraer a los indecisos

De los cruces de acusaciones de “mentirosos”, las recriminaciones de Casado a Rivera por “haber perdido la oportunidad del voto unido” al tono bronco entre candidatos al hablar de un tema tan delicado como la violencia de género
De izq. a dcha., Pablo Casado, Pablo Iglesias, Pedro Sánchez y Albert Rivera, en el debate electoral de Atresmedia

24 horas después, los principales candidatos a la presidencia del Gobierno -Pedro Sánchez (PSOE), Pablo Casado (PP), Albert Rivera (Ciudadanos) y Pablo Iglesias (Unidas Podemos)-  se volvían a ver las caras en un intenso debate electoral, el debate en Atresmedia a tan solo cinco días de la cita con las urnas. Un debate en el que había mucho en juego, desde el liderazgo en la derecha a la capacidad para atraer el voto de los todavía indecisos. A ellos había que dirigir especialmente el mensaje. Los candidatos ya avanzaron que este segundo encuentro sería diferente, y en esto no defraudaron. Se ha hablado de empleo, de vivienda, de pensiones, de eutanasia, de inmigración, de violencia de género, de educación, de cultura, de regeneración democrática, y de mucho más. Y, sí, también se ha hablado de independentismo.

Los candidatos elevaron el tono y se enzarzaron en continuos rifarrafes y reproches, especialmente de Rivera y Casado contra Sánchez, pero también Rivera y Casado se enredaron por la gestión económica y, como le reprochó el candidato del PP, por no aceptar presentarse conjuntamente a las elecciones. “Hemos perdido la oportunidad del voto unido”, dijo Casado. Por su parte, Pablo Iglesias, que por cierto llegó al debate en taxi, se empeñó en poner paz, pero no resultó. “¿Es usted el árbitro?, le espetó Rivera.

Y tanto elevaron el tono que no faltaron las acusaciones de “mentiroso” -de Sánchez a Casado al hablar de independentismo- y “maleducado e impertinente” -de Iglesias a Rivera por sus interrupciones constantes-. “No deja de mentir, es un fake”- Rivera a Sánchez-.

Por cierto, Albert Rivera trajo menos cosas al debate -el día anterior se le quedó pequeño el atril para colocar hasta un portarretratos con la foto de Sánchez y Torra-, pero no vino con las manos vacías. Ha sido uno de los momentos del debate, cuando ha sacado el ejemplar de la tesis de Sánchez que ha traído el líder de Ciudadanos - “he traído un libro que usted no ha leído, su tesis”, dijo en tono irónico-, aunque quizá no esperaba que el candidato socialista le hiciera a su vez entrega del libro de Abascal y Sánchez Drago, ‘España vertebrada’. Y si en el debate anterior se trajo una foto de Torra y Sánchez, en esta ocasión el líder de Ciudadanos se trajo todo un álbum: Una, con su cara manchada de rojo; otra, de la casa del juez Llanera; y una tercera, de Arnaldo Otegi con la portavoz del PSE, Idoia Mendia.

¿Quién pactará con quién?

El debate arrancó con las preguntas de los moderadores del debate, Ana Pastor y Vicente Vallés, sobre los posibles pactos de gobierno. Y pregunta obligada, ¿es posible un pacto entre PSOE y Ciudadanos? A tenor de las respuestas, que cada uno saque conclusiones de si será posible que después de las elecciones se entiendan. Pedro Sánchez aseguró que “no está en mis planes pactar con un partido que pone un cordón sanitario al PSOE”. Rivera también respondió: “El señor Sánchez está gobernando con los que quieren liquidar mi país, y yo con esos no voy ni a la vuelta de la esquina”.

Violencia de género

Y hasta cuando hablaron de la violencia de género los candidatos -recuerden, todos hombres- también aprovecharon para lanzarse acusaciones. “Estoy indignado. Está diciendo que las personas que no tienen empleo son las que sufren agresiones sexuales”, reprochó Sánchez a Casado después de que este dijera que “las mujeres deben tener un empleo para tener autonomía y no depender de nadie”. “España no se merece un presidente como Pedro Sánchez que juega con el dolor de las mujeres que están sufriendo”, apuntó Rivera, y a su vez un Casado molesto espetó a Sánchez que “un sucedáneo de presidente que venga aquí a arrojarnos a las víctimas de violencia de género es inaceptable”.

Posición sobre Cataluña

En la recta final, y con el tema de la posición sobre Cataluña, el tono se volvió a elevar. Aunque Iglesias pidió mesura, e incluso salió en defensa del candidato socialista, Casado y Rivera aprovecharon para pasar al ataque. “Lo tengo muy claro: no va a haber ni independencia, ni referéndum... pero vamos a dialogar dentro de la Constitución con todas las fuerzas políticas”, aseguró Sánchez, a lo que Casado le respondió que es “un peligro público para España porque depende de los independentistas y los batasunos”.

Las frases que ha dejado el debate

“Cada vez que abre la boca el señor Sánchez sube el pan, el diésel y la luz” (Pablo Casado)

“En nombre del feminisno no pueden hablar los cuatro hombres que estamos en este debate” (Pablo Iglesias)

“Estamos con las primarias de la derecha, a ver quién dice la mayor barbaridad” (Pedro Sánchez a Rivera y Casado)

“A Sánchez se le ha olvidado el dieselazo” (Albert Rivera)

“Menos fotos y más políticas” (pidió Rivera a Sánchez al hablar de inmigración)

“Y ahora viene  Rivera y nos dice que es centrista” (Pedro Sánchez)

“Valencia era un gran parque temático de la corrupción” (Pedro Sánchez)

¿Y en Andalucía qué había una fiesta?” (Albert Rivera)

“Cualquier persona de mi partido que haga algo mal estará en la calle. Los partidos no son corruptos, pero tenemos la responsabilidad de ser implacables no solo contra lo que no es legal, sino contra lo que no sea ejemplar” (Pablo Casado)

“Hay algunos que se envuelven en la bandera de España a los que no les gusta España” (Pablo Iglesias)

  • Candidatos en el debate electoral. Foto: Atresmedia