Martes, 23 de abril de 2019
Alba de Tormes al día

Alrededor del Cabildo

El azar decidió que Mario Marcos Sánchez sea el mayordomo titular, mientras que Juan Carlos González y Juan Pedro Gómez ocuparán el cargo de enterradores
Una baraja redonda decide al azar mayordormos y enterradores

La histórica tradición del Cabildo, organizado por la cofradía de la Vera Cruz a la que cobijan más de 400 años de historia, arrancó con la celebración del Vía Crucis en la iglesia de la localidad y continuó con la bendición de panes y vino a cargo de Francisco Buitrago, párroco de Alba de Tormes.

Esta bendición congregó a los vecinos de Navales a las puertas de la casa de Ángel Árroyo, mayordomo saliente. Una baraja de cartas española, de forma circular, marcaría la selección de futuros mayordomos y enterradores.

El as de oros, que decidiría el nombre del mayordomo titular, decidió que Mario Marcos Sánchez desempeñe el cargo de mayordomo durante este año, mientras que el as de copas fue para José Luis Diaz, que será su suplente. Los cargos de enterradores recayeron en Juan Carlos González Moreta y Juan Pedro Gómez Martinez,  cuyos suplentes serán Julio Pérez Tejedor y Jesús Mesonero Mateos.

Una vez finalizado el reparto de responsabilidades, Ángel Arroyo González comunicó a los vecinos el resultado y comenzó el reparto de 250 panes y 400 litros de sangría.

Una cofradía con más de 400 años de historia

Para conocer la historia de la Cofradía de la Vera Cruz de Navales hay que remontarse al siglo XVI y más concretamente al año 1593. Al fallecer Lorenzo García Marco deja 3 fanegas de pan (tres huebras) y 17 ducados para la crianza del hijo de Gaspar García a Juan García, mayordomo de la cofradía del Cristo. Este dato revela la existencia de la cofradía hace más de cuatro siglos y su importancia histórica. 

En el año 1620 llega a Navales el Visitador, que no encuentra rastro de la “donación” realizada en su momento por Lorenzo García Marco. En ese momento, el Visitador amenaza con ponerlo en conocimiento de la notaría de Alba de Tormes. Por entonces, el párroco de la parroquia de Navales era Cristóbal Cardoso.

Alrededor del año 1859, Gregorio Sánchez decide poner en marcha de manera oficial el Cabildo. Esto añadido a la desaparición por falta de vecinos de la parroquia de Las Velillas, anejo a Navales, donde se celebraba ya la procesión de la Santa Cruz y se repartían también panes pequeños, provoca que sus bienes pasen a la parroquia de Navales. Es aquí cuando más fuerza comienza a tomar El Cabildo que ahora conocemos.