El incumplimiento de la normativa sobre viviendas turísticas incluye sanciones hasta 3.000 euros y su cierre durante seis meses  

El propietario tendrá que adoptar las medidas necesarias para garantizar la seguridad y evitar molestias a vecinos y residentes
Mínimas intervenciones de los agentes locales por molestias y ruidos en viviendas turísticas

Una nueva normativa municipal en la que se encuentran trabajando los cuatro grupos del Ayuntamiento, la Asociación de Hostelería y técnicos municipales, y que tendrá que pasar por el pleno para su aprobación, regulará los apartamentos y viviendas turísticas con dos objetivos principales, garantizar la calidad y evitar el intrusismo para un tipo de alojamientos que sigue al alza.

El incumplimiento de la normativa conlleva hasta la clausura de la vivienda, con sanciones entre los 750 euros por infracciones leves, 1.500 euros y clausura hasta tres meses por graves y hasta 3.000 euros y cierre durante seis meses por muy graves. En Salamanca, aunque el censo varía en función de la temporada, el número oscila entre 335 y los más de 490 en algunos portales especializados en temporada alta, con un nivel de ocupación del 30% al 40%.


Asimismo, la ordenanza establece que es el propietario de la vivienda el que deba adoptar las medidas necesarias, por un lado, para garantizar  la seguridad y evacuación y, por otro, para evitar molestias a vecinos y residentes. Entre las medidas que recogerá esta ordenanza es que tanto la Policía Local, como los técnicos municipales, podrán acceder al interior para realizar una inspección en el caso de que se produzcan denuncias. El pasado año, apenas hubo cinco intervenciones de los agentes por ruidos y molestias en viviendas y apartamentos destinados a turistas.