Jueves, 19 de septiembre de 2019

La Alianza UPA-COAG pide a la Junta un paso más en el control de la fauna salvaje

La OPA valora de forma positiva la aprobación en las Cortes de la normativa cinegética ya que considera clave para el medio rural y para el sector agrícola que se retome la actividad venatoria

La proliferación de fauna salvaje tiene como consecuencia el aumento de accidentes en las carreteras / CORRAL

La Alianza UPA-COAG valora de forma muy positiva que las cortes aprobaran ayer miércoles la modificación de la Ley de Caza, en tanto que pondrá fin a la suspensión de esta actividad en la Comunidad autónoma.

La OPA considera “un acto de sentido común y de responsabilidad la proposición de ley aprobada en las últimas horas, puesto que con ello se responde desde las instancias políticas a lo que pide una amplia mayoría de la ciudadanía que vive en el medio rural de nuestra región”.

Sin embargo, la Alianza UPA-COAG reclama “que las medidas a aplicar no se queden en la simple aprobación de la nueva Ley de Caza, sino que ésta sea solo una herramienta más dentro de unas políticas integrales de  control que deberían aplicarse ante la expansión actual de fauna en Castilla y León”.   

Para La Alianza, “la situación de bloqueo cinegético que sufre esta región es incomprensible y supone un daño enorme hacia el sector agrario, que lleva sufriendo desde hace tiempo una persecución que supone no solo poner en serio riesgo la actividad agraria en esta región, sino que pone en peligro de extinción a los propios agricultores y ganaderos”.

Las últimas sentencias judiciales del TSJ de Castilla y León de prohibir la caza en Castilla y León “lo que genera es más presión de la que sufren en la actualidad quienes ejercen su actividad profesional compartiendo espacios con jabalís, corzos, conejos o lobos, por ejemplo”, añaden desde esta OPA.

Asimismo, recuerdan que la proliferación descontrolada de animales es muy lesiva y está provocando actualmente problemas muy serios a los agricultores y ganaderos en forma de destrozo de cultivos, muertes de ganado o transmisión de enfermedades, e incluso está generando alarma entre la ciudadanía en su conjunto, debido a que cada vez la fauna provoca más accidentes de tráfico y daños en infraestructuras básicas.