Evolución de nuestra Formación Profesional

Cuando empecé a dar clase en centro de formación profesional Lorenzo Milani, en 1992, en aquel entonces era agraria.

Teníamos vacas y cerdos. Pronto nos dimos cuenta que tristemente no eran unos estudios demandados. Éramos una escuela pequeña a la sombra de la de San José que era la de la Junta, teníamos que pelear por cada alumno, con un programa de ayuda que entonces había con el antiguo Iberduero.

Probablemente nos supimos adaptar mejor y hoy ya no existe la otra escuela agraria y nosotros pasamos de quinientos alumnos.

Ahora somos un proyecto ecosocial con aula alternativa de cata de oficios para los que no pueden entrar todavía en la FPBásica ( en mecánica, jardinería, soldadura y cocina), ciclos formativos de grado medio ( en jardinería y forestal) y  ciclos superiores presencial y on line ( en forestal e integración social ). Además desarrollamos cursos del ECYL para personas desempleadas y cursos para obtener competencias profesionales.

Hoy toca hablar sólo de la formación profesional en esta breve reseña de nuestra historia mirada desde el presente.

Hoy vengo de Viseu en Portugal de presentar un proyecto seleccionado desde Europa en la red CENCYL realizado con nuestros alumnos de forestal e integración social. “Paseo Ecosocial por la ribera del Tormes”, participaban alumnos de Valladolid, Ciudad Rodrigo y varias ciudades de Portugal. Los chicos lo hicieron bien, buena presentación técnica y dificultades habituales para hablar en público.

Ventisiete años dando clase y cada vez tengo más dudas de cómo ser más útil a los alumnos. Tanto audiovisual es difícil darles experiencias trascendentes que realmente se las crean y les permitan usar su talento para mejorar la sociedad que les ha tocado vivir.

Queremos formarlos como los mejores profesionales. Pero esto sería inútil sino son primero buenas personas.

Seguimos buscando responder a las mayores necesidades sociales: empleo para poder vivir, oportunidades para los excluidos sociales como inmigrantes, o personas con problemas mentales por adicciones, niños expulsados del sistema,  repoblación de los pueblos abandonados, etc.

En tiempos electorales que todos presumen con números manipulados intencionadamente, es momento de hacer propuestas y seguir estando en los espacios frontera, al otro lado del río, tenemos que generar argumentos para que no se criminalice la pobreza.

Mezclo la historia con el presente por si podemos servir de inspiración para alguien y para ampliar alianzas que ayuden a la igualdad de oportunidades.