Jueves, 21 de marzo de 2019

Ignacio Galán se reúne con más de 300 empleados de Iberdrola y les anima a cumplir nuevos retos

El presidente de la compañía ha analizado las metas contempladas en las Perspectivas Estratégicas 2018-2022 con profesionales de diferentes países

El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, se ha reunido esta mañana con más de 300 empleados del grupo en el Campus Iberdrola en San Agustín del Guadalix (Madrid) con el objetivo de animarles a avanzar en el cumplimiento de los compromisos para los próximos años y de responder a sus inquietudes sobre la estrategia de la compañía.

Galán ha analizado con este equipo de profesionales cuáles son las claves para alcanzar las metas fijadas en las Perspectivas Estratégicas 2018-2022, recientemente actualizadas. El presidente de Iberdrola ha conversado con los empleados sobre la forma de concretar y optimizar las inversiones contempladas para el periodo, que ascienden a 34.000 millones de euros, de los que 8.000 millones de euros se destinarán a España. También han reflexionado sobre los pasos necesarios para lograr un beneficio neto de entre 3.700 y 3.900 millones de euros en 2022 -hasta un 30% superior al de 2018- y un resultado bruto de explotación (Ebitda) superior a 12.000 millones de euros. 

A este encuentro, que se celebra año tras año en las semanas previas a la Junta General de Accionistas, han asistido empleados de Iberdrola de España, Reino Unido, Estados Unidos, México, Brasil, Catar, Italia, Hungría, Francia, Portugal, Grecia y Alemania.

Durante la jornada  también han tenido especial protagonismo el propósito corporativo y los valores del grupo Iberdrola, aprobados por el Consejo de Administración de la Sociedad.

El propósito de la compañía es “continuar construyendo, cada día y en colaboración, un modelo energético más eléctrico, saludable y accesible”. Expresa el valor que la empresa aporta a la sociedad desde su rol de ciudadano corporativo y refleja su compromiso con la transformación del modelo energético actual, hacia un nuevo paradigma cuya prioridad sea el bienestar de las personas y la preservación del planeta. Este propósito está alineado con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda de Naciones Unidas para 2030.

Para cumplir con este propósito, Iberdrola se basa en tres valores corporativos que describen la identidad del grupo y vertebran su estrategia: energía sostenible, fuerza integradora e impulso dinamizador. A través de ellos se pone de manifiesto el compromiso de la compañía con la creación de valor económico, social y medioambiental, además de con la suma de talentos, la diversidad, la innovación y la anticipación.