Viernes, 22 de marzo de 2019

La Fundación del Toro de Lidia recurre la decisión del Alcalde de Olot

“Con este segundo trámite, los toros están un paso más cerca de volver a Cataluña”, sentencia Victorino Martín, presidente de la FTL

La Fundación del Toro de Lidia (FTL) ha recurrido por vía administrativa la desestimación del Ayuntamiento de Olot a la solicitud de la plaza de toros de su municipio para realizar un festejo taurino.

De acuerdo a la legislación vigente, el pasado 17 de enero, la FTL, la Federació d’Entitats Taurines de Catalunya, l´Escola Taurina de Catalunya, l´Asspciació de Criadors de Brau de les Terres de l’ Ebre y la Penya Taurina de la Garrotxa; solicitaron Autorización para realizar un espectáculo taurino mixto en la plaza de toros de Olot iniciando así el regreso de los toros a Cataluña.

El Ayuntamiento de Olot desestimó la solicitud alegando, resumidamente, que:

  1. - En el acuerdo plenario del 29 de junio de 2004, Olot se declaró ciudad contraria a las corridas de toros y amiga de los animales.
  2. - En acuerdo plenario del 16 de junio de 2016, Olot acordó dejar de organizar “correbous” en la ciudad.
  3. La voluntad mayoritaria de la ciudad es, a su juicio, que no haya espectáculos taurinos ni con toros, como se acordó en la consulta popular no refrendaria realizada en Olot en 2016
 

El recurso presentado alega que la decisión del Alcalde es contraria a Derecho y vulnera la obligación de todos los poderes públicos de proteger y fomentar el patrimonio cultural (y, de forma específica, la tauromaquia).

En él, la FTL detalla la protección legal de la tauromaquia y cómo el Tribunal Constitucional ha determinado que ninguna administración puede efectuar actuaciones tendentes a su prohibición, siendo deber de todas ellas su fomento.

La Fundación recalca que el deber de fomento incluye la cesión de bienes de propiedad pública para el desarrollo de la actividad taurina (en especial, si esos bienes han sido construidos con esa finalidad).

En este sentido, argumenta la FTL, estas consideraciones prevalecen ante eventuales consideraciones sobre “la voluntad mayoritaria” puesto que el Consistorio no puede desconocer sus obligaciones legales por entender que existen ciudadanos contrarios a su cumplimiento.

Asimismo, la FTL detalla cómo la declaración como ciudad antitaurina y el resultado de la consulta popular realizada no tiene eficacia jurídica, por lo que no puede justificar su actuación ni ser razón para no cumplir sus obligaciones de permitir y promover la tauromaquia.

La Fundación del Toro de Lidia espera así que se acuerde anular dicho decreto y estime la petición de realizar un festejo taurino en la plaza de toros de Olot.

Victorino Martín, presidente de la FTL, considera que “con este segundo trámite, los toros están un paso más cerca de volver a Cataluña. En caso contrario, la FTL ejecutará cuantas acciones quepan en derecho para que prevalezca la Ley y la libertad del pueblo catalán”.