Domingo, 24 de marzo de 2019

Concluyen las Fiestas del Almendro en Flor de Foz Côa con un alegre desfile etnográfico

Tiernas, irónicas o históricas, las 38 carrozas alegóricas despertaron las emociones de fozcoenses y visitantes

"Casa Grande de Cedovim", una de las carrozas participantes/ Fotos: Martín-Garay

El Desfile Etnográfico y Alegórico marca cada año el final de las fiestas que se organizan alrededor de los almendros en flor en Vila Nova de Foz Côa, un concejo portugués situado en el Douro Superior, al que se llega desde Salamanca por Vilar Formoso y Almeida.

La alegría y las ganas de diversión inundaron el domingo pasado las calles principales de Foz Côa, con la participación de 38 carrozas y mucho público asistente. Este evento, tan propio del concejo y tan arraigado entre la población, es una mezcla de desfile de carnaval y muestra etnográfica y se viene celebrando desde 1981. Con él se ponen en valor la Historia y las mayores costumbres de la comarca, vinculadas a los oficios, a los juegos y divertimentos tradicionales, a la realidad social de épocas pasadas pero aún cercanas y, por supuesto, a los almendros en flor.

El último día de las fiestas, que este año se han celebrado desde el 22 de febrero hasta el domingo pasado, se coloca la guinda al pastel con este alocado pasacalles, una explosión de júbilo que en esta ocasión ha trascurrido con un tiempo espléndido de primavera.

A las 14:30 horas en punto comienza a tocar la banda municipal de música, e inicia un recorrido por las calles del centro de la localidad, abriendo el desfile. A continuación, una tras otra comienzan a pasar las carrozas, anunciadas por un cartel que sostiene una persona de la organización a la que representa. Otros miembros del grupo acompañan a pie el recorrido, y todo el conjunto conforma el motivo alegórico que se quiere representar.

En este evento, tanto los que desfilan como el público asistente, participan de una euforia colectiva. Llama la atención que haya participantes de todas las edades, desde niños muy pequeños hasta adultos muy mayores, acompañados de cerca por padres, por hijos, por nietos o abuelos; todos se muestran orgullosos del trabajo realizado y de su creatividad. El público se emociona cuando pasa la carroza de su pueblo o de parientes o amigos. Todo el mundo se conoce y se vitorea, aumentando cada vez más el jolgorio.

El desfile hace un recorrido circular, pasando por la Praça do Município, una plaza muy bonita, con el Pelourinho, el edificio del ayuntamiento, la estatua del rey Don Dinis, que vigila desde una esquina, y la iglesia de Nossa Senhora do Pranto, magnífico templo de estilo gótico portugués.

Este año, la carroza ganadora ha sido la que llevaba el nombre de “Las Cuerdas y los Descubrimientos”, de la CDCI, una entidad que trabaja con personas con discapacidad intelectual, perteneciente a la Santa Casa da Misericórdia. El mucho trabajo que llevaba la creación, así como el hecho de hacer referencia a un episodio histórico para el concejo de Foz Côa, fueron muy valorados por el jurado. Aquí se fabricaron las cuerdas para los navíos de Vasco da Gama, el descubridor portugués de las Indias. Una tierra de interior tuvo, así, su hueco en la historia de la navegación portuguesa. Una buena elección y un buen trabajo el desarrollado por esta entidad social, que se ha llevado los 1.000 euros del primer premio.

“La Iglesia con su Procesión” es el título de la carroza de la asociación Causas e Contextos ACR, que se alzó con los 800 euros del segundo premio. La componían una maqueta de la iglesia matriz de Seixas, uno de los pueblos del concejo, acompañada por una procesión de beatas. Y es que, si algo caracteriza este desfile, es el humor, la autocrítica está presente en las composiciones.

Precisamente con humor, riéndose de ellos mismos, de las circunstancias que eran cotidianas hace sólo unas décadas, el tercer premio fue para “El Contrabandista”, de la Junta de Freguesia de Chãs, que ganó un premio de 600 euros. El contrabando con España era una forma de vida y contribuía a la economía de muchos hogares. El contrabandista, el guardinha portugués y el guardia civil español fueron los tres personajes elegidos por los vecinos de Chãs para dar vida a esta historia.

La mayor parte de las entidades participantes recibe algún premio monetario, de 400, 300 ó 200 euros, aportados por la cámara municipal. Como la carroza “La Emigración”, que recordaba cómo, a partir de mediados del siglo pasado, los habitantes de esta zona comenzaron a emigrar, sobre todo, a Francia y muchos de ellos lo hacían, “a salto”. La protagonista de esta alegoría no paraba de repetir “vou p´a França”… Muchos portugueses emigrados y franceses de segunda y tercera generación vuelven en vacaciones a Foz Côa, su tierra también, donde en ciertas épocas del año lo normal es que la mitad de los coches que encontramos tengan matrícula francesa. Un pasado reciente, a veces, dramático, caricaturizado también en este certamen.

Otra de las carrozas aludía a los grabados rupestres de la Ribeira de Piscos, en Muxagata, otra a la recogida de la almendra o a los romanos y la producción de vino. Las que despertaron más ternura fueron la de los pequeños de la guardería y la de los ancianos de la residencia de la Santa Casa da Misericordia.

Este evento tiene una importante participación de entidades sociales, como residencias de ancianos, asociaciones culturales, guarderías, escuelas o institutos, incluso de clubes de seguidores de equipos de fútbol.

El desfile acabó a media tarde, pero la animación continuó por las calles del centro de Foz Côa, en los cafés y en el mercadillo, ya que era el último día para poder comprar algo de lo que allí se exhibía. El mercadillo que se instala durante los tres fines de semana de las fiestas ocupa toda una manzana, cuatro calles donde se exponen todo tipo de productos: ropa de hogar, calzado, dulces o artesanía de barro y de cuero, entre otros muchos.

La jornada festiva acabó con el concurrido concierto de Toy, un popular cantante portugués. La variedad de actividades organizadas durante las tres semanas previas es una de las marcas de esta Fiesta del Almendro en Flor y de los Patrimonios Mundiales, según relata para Salamanca al Día el vicepresidente de la cámara municipal, João Paulo Sousa, que hace balance de esta edición: “se han cumplido las expectativas, ha venido mucha gente, hemos tenido 370 motos en las concentraciones moteras, 450 personas han participado en los paseos de senderismo”, y reconoce que en la organización de estas fiestas “el trabajo de las Juntas de Freguesia y de las asociaciones es muy importante”. Concluye el concejal que lo fundamental es que las personas vengan y participen de la fiesta.

En cuanto a la producción de almendra de este año, según los datos que aquí nos aportan, de momento las expectativas son buenas, pues la floración se ha producido sin fenómenos meteorológicos adversos y, si las lluvias de primavera llegan puntuales y no hay heladas tardías, la cosecha será buena. El cultivo de almendros ocupa en este territorio una extensión de 38.000 hectáreas.

Vila Nova de Foz Côa, además de turismo en general, es receptora de un turismo enológico y científico, ya que en el Douro Superior se sitúan los viñedos de alguna de las más prestigiosas casas vitivinícolas portuguesas; debido a las colaboraciones profesionales de los investigadores del Museo del Côa, muchos especialistas en arte rupestre o arqueología pasan temporadas aquí.

La navegabilidad del Duero también trae turistas hasta el muelle de Pocinho, a pocos kilómetros de Foz Côa, donde el propio municipio posee un rabelo para realizar cruceros río arriba o río abajo. También en Pocinho podemos tomar el famoso Tren del Duero hasta Oporto, una línea férrea panorámica que corre al lado del Duero, entre viñedos y montañas, lo que propiciará que no podamos dejar de mirar por la ventana durante las tres horas de viaje.

Los almendros están ya tirando la flor y dando paso al verdor de sus hojas. La comarca de Foz Côa se despide con alegría y por todo lo alto de las fiestas del Almendro en Flor 2019, para sumergirse en las tradiciones de Cuaresma y de Semana Santa, con la vista puesta en el próximo gran evento de la localidad: el Festival del Vino del Douro Superior, que se celebrará del 17 al 19 de mayo, destinado principalmente a los profesionales del sector.

  • "La Iglesia con su Procesión", ganadora del segundo premio
  • "El Contrabandista", ganadora del tercer premio
  • "Las Cuerdas y los Descubrimientos", ganadora del primer premio
  • "La Emigración"