Miércoles, 22 de mayo de 2019
Alba de Tormes al día

Excursión cultural a Medina de Rioseco

Este grupo de albenses también pudo conocer el Canal de Castilla donde pudieron apreciar in situ el valor económico y comercial que supuso este proyecto en tiempos pasados
Un grupo de 45 personas visitaron Rioseco

Un nutrido grupo de vecinos de Alba de Tormes y gentes de la comarca viajaron el pasado sábado a Medina de Rioseco, con el fin de hacer una jornada turística en una villa señorío de los Enríquez, Almirantes de Castilla y Duques de Medina de Rioseco. Guiada por el carmelita Manuel Diego, la visita merecía la pena por la oferta artística y ambiental que tiene, mucho más incrementada y cuidada desde que allí se celebrara un capítulo de las Edades del Hombre (Passio) junto con Medina del Campo (2011).

La jornada constó de una visita guiada a las iglesias y catedrales de Santa María de Mediavilla, Santiago, Museo de Semana Santa en la de Santa Cruz y San Francisco de Asís. No defrauda la contemplación de estos lugares de culto recientemente restaurados pues tienen un patrimonio importante de la mejor imaginería castellana (Gregorio Fernández, Becerra, Juan de Juni, los hermanos Sierra.

Con la ventaja añadida de haber reunido en una sola iglesia todos los pasos procesionales de Semana Santa (en su mayoría del siglo XVII), lo que le otorga un valor cultural y religioso muy especial, ya que solo en pocos lugares de Castilla (Valladolid y Zamora) se ha tomado una medida semejante. Lo mismo ocurre con la idea de haber juntado en una sola iglesia (el antiguo convento de san Francisco, panteón de los almirantes) toda la orfebrería y obras de arte dispersa por parroquias y conventos del lugar.

Este grupo de albenses también pudo viajar por el Canal de Castilla, esa magnífica obra de ingeniería del siglo XVIII, atravesado en barco durante una hora y así poder apreciar in situ el valor económico que supuso este proyecto para la Castilla interior que quería sacar sus productos hacia el exterior conduciéndolos al mar por Cantabria.

Fue una jornada muy completa, con el añadido de pasear además por todo el casco antiguo (la calle mayor y sus soportales, plaza mayor…) y así comprobar el ambiente y el tirón turístico que tiene este lugar ya dentro de la llamada “Tierra de Campos”. Nos llamó la atención la posibilidad de visitar todo los monumentos con un solo billete integral, lo cual constituye una medida muy sabia para facilitar la visita y, al mismo tiempo, para lograr retener al visitante en la villa durante toda la jornada.

Visitar hoy Rioseco es una experiencia muy gratificante, llena de tantos contenidos, y que habla muy bien de la organización turística del lugar, con una programación muy inteligente.