Lunes, 20 de mayo de 2019
Béjar al día

Pedro Dorado Montero un hombre adelantado a su tiempo

La figura de Dorado Montero fue el objeto de la conferencia de Laura Matellán que ofreció una magnífica conferencia sobre la vida y la obra de un penalista renovador que luchó por los más débiles de la sociedad especialmente por las madres solteras de Salamanca

Laura Matellán en el homenaje en Navacarros a Pedro Dorado Montero

La Universidad de Salamanca ha homenajeado El pasado martes a Pedro Dorado Montero, catedrático de Derecho Penal en sus aulas y uno de los principales renovadores de las doctrinas penalistas durante el siglo XIX.

Coincidiendo con el centenario de su fallecimiento, la Universidad en la que se formó y terminó ejerciendo como profesor desde 1887 y como catedrático de Derecho Penal desde 1897, le ha brindado un homenaje institucional iniciado con una ofrenda floral en el cementerio de Salamanca, donde reposa desde 1919. Posteriormente se celebró un acto académico en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca al que asistieron el rector Ricardo Rivero; el catedrático y exrector, Ignacio Berdugo; el decano de la Facultad de Derecho, Fernando Carbajo, acompañados de otros cargos académicos.

El recuerdo a la figura de Dorado Montero continuó durante la tarde en Navacarros, la localidad natal de este jurista renovador que no dudo en defender sus doctrinas hasta las últimas consecuencias. El alcalde del municipio de la comarca bejarana, Jesús Sánchez, recibió a la comitiva universitaria para descubrir una placa en el domicilio donde se crió Dorado Montero, situado en la calle que hoy por hoy lleva su nombre para testimoniar el orgullo de sus paisanos.

El recuerdo a Pedro Dorado en el centenario de su muerte finalizó en la Escuela de Ingeniería Industrial de Béjar, el municipio en el que inició sus estudios. Arropada por el rector Rivero; el alcalde de Béjar, Alejo Riñones; el director de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Industrial de Béjar, Javier Ramón Sánchez; el exrector Berdugo; la directora del Centro de Estudios Bejaranos, Josefa Montero, y los directores de su tesis, los profesores Nieves Sanz y Roberto Albares, la experta en la figura de Dorado Montero, Laura Matellán, ofreció una charla sobre este intelectual que compartió Claustro con Miguel de Unamuno y cuyo legado tutela hoy en día la Universidad de Salamanca que, además, le dedica una de las aulas del edificio de las Escuelas Mayores.

Dorado Montero, coetáneo de Unamuno, con el que compartió Claustro, fue un hombre adelantado a su tiempo que creyó en la rehabilitación del delincuente y en la influencia del entorno social en la comisión de los delitos. Trabajó intensamente por las mujeres, especialmente por las madres solteras de Salamanca, marcadas por el estigma social que las abocaba a una vida de penuria y prostitución. Defendió sus ideas hasta el punto de que le costaron la cátedra que más tarde le fue restituida.